30-M
lo nuestro…

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Román Rodríguez *

 

El mundo se había globalizado y muchos anunciaban solo parabienes. Y, de repente, una pandemia sanitaria puso completamente en jaque a ese modelo no tan perfecto. Los países desarrollados se dieron cuenta de sus carencias a la hora de acceder a material de protección básico: la deslocalización de las empresas en búsqueda de mayor rentabilidad vinculada a salarios más bajos se convirtió, de golpe, en un enorme hándicap. Y todos los estados se peleaban a pie de avión para adquirir mascarillas o respiradores en un obsceno mercadeo.

 

Al mismo tiempo, con el anuncio del confinamiento creció la preocupación por el abastecimiento de productos alimenticios. Y, al igual que con el material sanitario, se desnudaron nuestras carencias, en este caso el reducido peso del sector primario en nuestra economía. Y se pusieron en valor esas producciones, las del país, que generan paisaje y paisanaje, economía e identidad, calidad y seguridad alimentaria, con llamadas a consumir los productos de proximidad.

 

Estos días me he acordado mucho de un amigo que nos dejó hace algo más de dos años y con el que, acompañado de Fermín Delgado, tuve muchas conversaciones sobre estos asuntos en agradables encuentros laguneros. No despreciaba al resto de los sectores económicos, pero siempre terminaba señalando que alguien tenía que dedicarse a la producción agrícola y ganadera; y que, en su opinión, la sociedad canaria no valoraba suficientemente esa imprescindible tarea.

 

Les estoy hablando de Pedro Molina, con el que compartí luchas en defensa de la democracia desde el nacionalismo progresista a finales de los años setenta del pasado siglo. Al que siempre consideré una persona próxima, entrañable, comprometida; y un referente del trabajo por el sector primario y por una Canarias más equilibrada y con menor dependencia del exterior, con mayores niveles de soberanía alimentaria.

 

Sector primario

 

Lo que Pedro Molina defendió, con convicción y firmeza, de manera siempre argumentada, a lo largo de toda su vida, adquiere hoy aún más valor en medio de esta crisis sanitaria, económica y social que ha puesto en cuestión muchos de los cimientos sobre los que se sustentan las sociedades contemporáneas. No es de recibo que el sector primario sea visto aún por algunos como un residuo del pasado, un sector en trance de desaparición. Todos los países desarrollados lo consideran un sector estratégico y, por ello, lo apoyan de forma decidida. Nada más hay que ver el apoyo económico que la UE le dedica a través de la PAC.

 

No es razonable que muchos de los alimentos que adquirimos recorran miles de kilómetros para llegar a nuestra mesa con el consiguiente impacto medioambiental. No se trata de plantearnos un funcionamiento autárquico, pero tampoco se puede aceptar el actual dislate de un modelo con unos niveles de autoabastecimiento alimentario tan bajos y alejado de los intereses de esta tierra y de su gente.

 

Este 30 de Mayo atípico a consecuencia de la pandemia constituye una oportunidad para reflexionar sobre la Canarias que tenemos y la que queremos. Son muchas las tareas a afrontar en el próximo período para impulsar la economía y el empleo, así como para garantizar la protección de las personas más vulnerables en un momento de crecimiento exponencial del desempleo y de la pobreza.

 

Entre ellas, ser más ambiciosos en nuestra transición energética desde el predominio que deben tener las energías renovables, más baratas, menos dependientes y generadoras de empleos de calidad. Una calidad que también debe presidir a nuestro sector turístico, combinando excelencia medioambiental con seguridad sanitaria. A la implementación de modelos de movilidad sostenibles en los que tengan peso trascendental las guaguas, los taxis y el transporte guiado, así como cada vez mayores facilidades para las bicicletas y las patinetas; ganando espacios para la gente mediante transformaciones urbanas que no admiten demora alguna.

 

Con unos servicios públicos que son parte esencial de una sociedad que aspire a alcanzar niveles de equidad para su ciudadanía. Con una especial atención al ámbito de los cuidados, especialmente en las situaciones de dependencia y vulnerabilidad.

 

Identidad

 

Sin olvidar que el territorio y un medio ambiente constituyen parte esencial de la riqueza de esta tierra y que, como tal, debe ser preservado para Canarias y el mundo, combatiendo la Crisis Climática. Desde un reconocimiento a la relevancia del mundo de la cultura. Y cultivando el respeto a las señas de nuestra identidad, nuestro patrimonio arqueológico y arquitectónico, nuestra música popular, nuestros deportes autóctonos, nuestra pujante gastronomía, nuestra particular manera de hablar el español… Ni mejores ni peores que nadie. Sin chovinismos de ningún tipo, pero también sin el pesado lastre de los complejos que hemos arrastrado a lo largo de nuestra historia.

 

El Día de Canarias se ha consolidado como festividad colectiva de los canarios y canarias de todos los territorios insulares, así como de los miles de hombres y mujeres de la diáspora. Celebrarlo es reconocernos como pueblo. Hacerlo en las actuales circunstancias obliga, en primer lugar, al afecto hacia quienes han sufrido la enfermedad o han perdido a familiares a consecuencia del Covid-19. Así como al reconocimiento a los profesionales sanitarios y de otros sectores que han jugado un papel esencial en estos duros meses.

 

Y, asimismo, en el día de nuestra nacionalidad podemos repensar Canarias. Para establecer las bases del futuro de esta tierra. Un futuro que habrá de ser sostenible, equilibrado, autocentrado y con las personas como fundamento de todas las actuaciones políticas. Un presente y un futuro en el que la defensa de lo nuestro debe ser algo más que un lema para convertirse en una permanente acción consciente que incremente la diversificación económica y el bienestar.

 

* Román RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ

Vicepresidente y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos del Gobierno de Canarias.

 

Islas Canarias, 29 de mayo de 2020 – Víspera del “Día de Canarias”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *