EL MONÓLOGO
¡Moción de censura!

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

José Moreno García *

 

Santa Cruz de Tenerife ya tiene… ¡moción de censura!

 

Dicen que la moción de censura para desalojar a Patricia Hernández de la Alcaldía de Santa Cruz ya está firmada ante notario. Cuentan que tiene la firma y los apoyos de Coalición Canaria, los representantes del Partido Popular y de la concejala, que tomó posesión en el pleno del viernes, Evelyn Alonso, que aún es miembro de Ciudadanos y de la que se especulaba si daría el apoyo a esta nueva mayoría que suman 14 concejales por los 13 que conformarán la oposición de la capital chicharrera. Antes de todo esto hemos asistido, la ciudadanía, a una serie de mensajes que ponían a la incertidumbre como principal argumento para saber el final de esta historia.

 

Todo esto conforma un relato en el que sobresalía el deseo por encima de la necesidad. Porque ahora tendrán que explicar el porqué de esta censura.

 

Podría decir que me da igual quien gobierna en el Consistorio de Santa Cruz, y también añadir que en este año del mandato de Patricia Hernández se han visto cosas atractivas, como también me podría referir a las sombras de una manera de hacer las cosas que no siempre han podido seducir a los que viven en Santa Cruz.

 

Por ejemplo, hemos asistido al cobro de la sentencia del caso de Las Teresitas, un monto de 95 millones de euros que el equipo de la alcaldesa ha logrado en los últimos tiempos. Han logrado que uno de los condenados entregue a la ciudad 13 millones de euros en forma de dinero contante y sonante y que entregue dos edificios a cuenta y que se comprometa a pagar el resto a plazos durante los próximos quince años.

 

Un auténtico logro que hace un año no existía. Primero el dinero directo a las arcas municipales y luego dos edificios que ya veremos cómo se materializan en euros para el bien de unas arcas depauperadas por la crisis que ha provocado el COVID-19 y la paralización de la economía.

 

De los dos inmuebles, uno está alquilado al Gobierno de Canarias por 3,2 millones de euros anuales para ser la sede de la Consejería de Educación. ¿Seguirá siendo inquilino el Gobierno sabiendo que tiene y puede ejercer una opción de compra? ¿Es lo mismo pensar en invertir el alquiler o la venta del edificio? Son dudas que indican que algunos han ejercido las cuentas de la lechera más que la realidad vigente. Es indudable que cuando se firme el convenio con la familia del condenado, el Ayuntamiento contará con un bien más que hasta ahora no tenía.

 

¿La nueva mayoría, que sale de esa moción de censura que dicen haber firmado, seguirán adelante con todo ello? ¿Son partidarios de seguir adelante con la venta o más bien de ser caseros del Gobierno Autónomo? ¿Modificarán algunas partes de ese convenio a la vista de su comportamiento del pasado o harán bueno lo planteado por los socialistas, los miembros de Unidas Podemos y la concejal de Ciudadanos, por decisión judicial y de forma cautelar, Matilde Zambudio?

 

Y sobre el otro edificio, el que le querían vender al Cabildo para acoger los servicios del Instituto de Asistencia Socio Sanitaria (IASS), ¿qué pretenden hacer? ¿Intentarán vendérselo al Cabildo?, recordemos que la Corporación Insular está ahora presidida por Pedro Martín, que es el actual secretario de los socialistas tinerfeños.

 

Pero hay más dudas generadas por esta moción de censura en ciernes aún. ¿Es el momento? ¿Cuánto tiempo necesitarán para acomodar firmas y tomar posesión de sus cargos y cargas? ¿Se puede paralizar todo durante un tiempo cuando hay tanta gente necesitada de ayudas y que están en apuros?

 

Los que firman la moción tendrán como objetivo hacer las cosas de otro modo, no se duda, pero lo que sí es cierto es que el momento elegido habla más de ambición que de solventar las urgencias de los ciudadanos de Santa Cruz.

 

Y más dudas. ¿Cómo quedarán los expedientes enviados a la Fiscalía sobre los contratos de artistas en los Carnavales de 2018? ¿Seguirán con el recorrido judicial marcado o se detendrá? ¿Sabremos algo o las explicaciones de que todo estaba bien serán las que primen?

 

Recordemos que incluso se abrió expediente sancionador a la jefa de la Policía de Santa Cruz por celebrar una fiesta en pleno confinamiento para despedir a un jubilado. ¿Tienen la misma opinión de sanción el grupo que gobierna todavía con el que lo hará tras la moción de censura?

 

Luego tenemos algunos asuntos que en los últimos tiempos han pasado ante la opinión pública como maneras de hacer las cosas. La política de viviendas en la capital, algunas iniciativas encaminadas a ayudar a los niños sin recursos para que no se queden atrás con la educación y los avances tecnológicos.

 

A esto hay que añadir que es lógico que todo el mundo quiera gobernar y que es muy fácil decir desde fuera cuándo son los tiempos de una cosa o de otra. Las voces que hablan de que ahora es tiempo de trabajar chocan con las que propugnan otras medidas. Santa Cruz necesita tranquilidad y sosiego y parece que la llegada de Evelyn Alonso ha acelerado las ganas de unos y el desasosiego de otros.

 

Y luego está la postura del todavía partido político de la concejala recién llegada, Ciudadanos, que emitió un comunicado en el que dicen que rechazan la moción de censura firmada y se desmarcan de cualquier iniciativa que persiga erosionar la estabilidad del municipio. La formación liberal muestra su sorpresa ante la decisión de una de sus representantes a la que acusan, directamente, de incumplimiento de las directrices que le dieron. Critican, incluso, la irresponsabilidad del resto de formaciones políticas por no tener en cuenta ni a los órganos competentes de Cs ni respetar la decisión manifestada por los mismos. Y terminan el comunicado anunciando que en los próximos días tomarán una decisión al respecto de este incumplimiento de Alonso.

 

¿Expulsarán a Evelyn Alonso? Si queda como no adscrita, ¿podrá cobrar como delegada de algún área? A esta pregunta me responden que se judicializará, como hizo Matilde Zambudio en su día, y ya veremos cómo acaba su expulsión, pero mientras tanto ahí estará con otra mayoría ¿es serio pensar y actuar así? Es curioso llegar a la conclusión de que la expulsada en su día, Matilde Zambudio, y admitida por un auto judicial de forma cautelar, hoy defienda los postulados del partido y que la que llegaba con todos los parabienes de la formación naranja hoy esté a punto de ser expulsada.

 

En estas horas parece que todo ha quedado aparcado por una moción firmada ante notario y que en las próximas horas veremos registrada en la secretaría de la Corporación.

 

Dicho todo esto, no estoy a favor ni en contra de la censura firmada. Solo planteo unas dudas que hasta ahora nadie ha respondido o que lo hace de una forma poco explicativa, muy ambigua y que nunca deja clara la posición de los que responden.

 

Habrá que estar atentos a lo que suceda y a las actuaciones posteriores.

 

Dicen que el que duda es porque piensa. Pues eso. Quedo a la espera de los acontecimientos y si alguien lo tiene a bien, las explicaciones.

 

* José MORENO GARCÍA

Periodista.

Analista de la actualidad.

 

La Laguna (Tenerife), 27 de junio de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *