¿Brujas…
… a mi?

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Susana Isoletta Cruz *

 

 

Te ríes, no crees en esas cosas, son tonterías. Ni brujas, ni curanderos, y menos aún, hechiceros.

 

No es del todo verdad. Hace años, jugaste a la güija con algunos amigos y aunque la cosa iba en broma, experimentaste un cierto escalofrío ante respuestas de no se sabe dónde.

 

Que si Zutanito movió a posta el vaso, que si lo hizo María, lo cierto es que aquello se movía de mala manera y sin control. Fue inquietante para todos los reunidos y nunca más repitieron la experiencia, ni volvieron a hablar del asunto.

 

El dicho popular es claro: “las brujas no existen, pero haberlas, hailas”.

 

La cuestión se complica cuando la consulta al mago se hace desde una posición de fe absoluta, y más aún cuando quien lo hace es incapaz de discernir y valorar los presagios.  Muchos videntes siguen un camino prefijado.

 

A saber:

 

  • alguien te ha hecho un daño y en el más fatídico de los casos “tienes un muerto en la espalda”

 

  • ¿quién tiene las herramientas para quitarte el muerto, el hechizo de la vecina o la envidia de la competencia? El brujo, por supuesto y allí comienza el circuito de estafa con potingues, imágenes de santos, velas y otros abalorios.

 

Los momentos de desesperanza como los actuales son excelentes para estos entuertos.

 

Mayor es el abuso si consultas ingenua y ciegamente, o sientes desesperación: enfermedad grave, fracaso amoroso, problemas económicos acuciantes.

Irónica y cruelmente, hay una relación directa entre la profundidad de tu creencia y la medida de la tarea que desatará los nudos del mal. Y el desgaste para tu bolsillo.

 

Si depositas tu confianza en un agorero tu suerte está echada, y no precisamente para bien.

 

Conocí a una persona que, sensible y muy sugestionada con el lugar común del muerto a sus espaldas, durante largo tiempo acudió obsesivamente a curanderos y se sometió a rituales diversos.

 

Sus temores pasaron a ser un síntoma psicológico grave y la consulta mágica se hizo adictiva. Un circuito atroz: temor, llamada al brujo, luego de un tiempo breve de calma ansiedad desbordante y vuelta a comenzar.

 

El abandono romántico puede también dar lugar a una seguidilla perniciosa. Más de un conocido te indicaría gustoso a la cartomante de turno.

 

Cuando el tema es la salud, el manosanta suele proponerte potingues diversos. Pueden ser caros e inocuos (y no siempre). El tiempo que pierdes en dar con un diagnóstico adecuado es crucial si se trata de una enfermedad grave: el engaño se traduce entonces en un daño difícilmente reparable.

 

La magia, nos guste o no, está en todos nosotros, nos acompaña desde los cuentos infantiles e inunda las fantasías hasta la vejez. Afortunadamente, esa falta de objetividad que nos caracteriza ha sembrado de creaciones el arte en todos sus registros.

 

Da lugar a la maravillosa fantasía: envuelve los sueños, se plasma en los pinceles del artista, la mirada del fotógrafo, el cine, la literatura. Pero la magia desplegada en los acertijos y agoreros, entronca con el engaño: “te contaré aquello que imagino que quieres/temes escuchar” (reflexiona el vidente).

 

Ya desde la Grecia antigua se enriquecían los listillos. En los alrededores de Delfos, personas anónimas acompañaban de forma detectivesca a los consultantes: de ahí la precisión y exactitud de las predicciones del oráculo.

 

La primera vez que visité Granada una mujer se ofreció a leer mi mano, y dijo: “te gusta mucho viajar”, al escuchar mi acento extranjero. Me obsequió con unas hierbas de olor muy agradable y por supuesto, agradecí con unas monedas sus sabias palabras, desde entonces no he dejado de viajar.

 

 

* Susana ISOLETTA CRUZ

Lcda. en Psicología por la Universidad Nacional de Rosario (Argentina)

Especializada en Test Rorschach (Escuela Rorschach de Rosario)

Especializada en Psicología Clínica (Madrid)

 

isolettasusana@gmail.com

www.susanaisoletta.com

 

11 de febrero de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.