¿Cómo puedo
ayudar?

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Guillermo Cabrera Moya *

 

Son solo tres palabras. Pero tres palabras que pueden abrir muchas puertas. Tres palabras muy simples que, unidas en esta sencilla frase interrogativa, forman una potente pregunta. La uses donde la uses. De eso, al menos, está convencido el protagonista de la serie a la que me he enganchado, casi por casualidad, New Amsterdam. Veremos si al final de este artículo nosotros también nos convencemos de lo mismo.

 

Por si no sabes de qué va, solo te comento que el nuevo director médico del hospital público más antiguo de Estados Unidos, el New Amsterdam Hospital, el doctor Max Goodwin (la serie es una adaptación de la novela «Doce pacientes: Vida y muerte en el Hospital Bellevue»), tras incorporarse a su puesto, toma una serie de decisiones encaminadas a mejorar el hospital, las relaciones del personal, la salud de sus pacientes… Toda la acción que acomete la empieza a demanda de alguien y utilizando esa pregunta: «¿Cómo puedo ayudar», que hoy me va a servir de hilo conductor de esta visión en positivo de la Educación.

 

Cuando llegamos a un centro educativo, en no pocas ocasiones, actuamos como trabajadores, clientes, asesores…, normales y corrientes. Grave error. Por suerte, los maestros y maestras no trabajamos con informes —que también—, ni con expedientes —que también—, ni con papeles —que también—…, educamos personas, trabajamos en equipo. Para ello contamos con la estimable ayuda no solo de nuestros compañeros y compañeras, o de las familias del alumnado, sino también de los Equipos Directivos y de otros servicios concurrentes que tienen la misión de apoyar esta labor: Inspección Educativa, EOEP (Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica), CEP (Centros del Profesorado) … Es ahí cuando entra en valor esa fantástica pregunta.

 

Mientras en los colegios pasamos el día a día y nos vamos enfrentando a los problemas y decisiones, el ejemplo de ese Director Médico y su potente pregunta, puede servirnos para comprender cuán importante es nuestra función y, como digo, la de los servicios concurrentes, como agentes líderes de grupos de trabajo con la misión de lograr la mejora de nuestro sistema educativo.

 

Cada vez que nos acercamos a un centro educativo, deberíamos hacerlo formulando esa pregunta, como vemos en cada capítulo de la serie, en los que podemos encontrar diferentes claves que nos ayudan a describir algunas de las mejores formas para llevar a cabo esa labor de liderazgo.

 

De esa manera, como directoras o directoras, como inspectores o inspectoras…, tal y como diría el protagonista del New Amsterdam: ¿cómo te puedo ayudar?:

 

  1. Lord Robert Stephenson Smyth Baden-Powell of Gilwell —fundador del Movimiento Scout Mundial— dijo una vez que la mejor manera de conseguir la felicidad es hacer felices a los demás. En este sentido debemos tener muy presente que un buen líder no solo busca la mejora de sus trabajadores con fines laborales; un buen líder debe dedicar la mayor parte de su energía y tiempo a conseguir el éxito de los que están a su cargo, a buscar la mejora constante del desarrollo de sus funciones, a dar una permanente retroalimentación y proporcionar los recursos necesarios para que se den las condiciones necesarias para lograr un buen ambiente de trabajo. Un buen líder ayuda a hacer felices a los demás.

 

  1. Los líderes de los centros educativos no podemos conformarnos, hay que buscar la manera de marcar la diferencia. Para ello debemos de tener en cuenta que, en no pocas ocasiones, tomamos decisiones que contienen una repercusión con un gran alcance. Hay que aprovechar esos momentos para observar el punto de vista de los demás, ver cómo podemos ayudarles y así aprovechar las sinergias que el trabajo en grupo facilita.

 

  1. Es muy importante fomentar el cambio, para ello nada mejor que pensar a lo grande. No podemos mantenernos en nuestras zonas de confort. Los centros educativos necesitan vida, movernos con distintas actividades y propuestas que nos ayuden a mejorar. El cambio es, por tanto, una constante habitual en nuestro entorno, pero a la vez, adaptarse a él, es uno de los aspectos más difíciles para cualquier grupo u organización. Debemos ayudar liderando esos desafíos y enseñándolos como verdaderas oportunidades para mejorar y crecer.

 

  1. Otro aspecto relevante es intentar sacar lo mejor que cada uno lleva dentro. Debemos tener la capacidad de motivar y promover los puntos fuertes de todos los miembros de nuestro equipo para así poder sacar lo mejor de cada uno de ellos, reconociendo y fomentando sus destrezas, desafiándoles a ir más allá de lo que ellos creen que son capaces de llegar. Para eso nada mejor que acompañar en el camino a recorrer.

 

  1. Con lo anterior sin duda mejoraremos y aumentaremos el rendimiento. Con la capacidad de sacar lo mejor de cada persona del grupo, el líder tiene la oportunidad de aumentar el rendimiento global de todo el centro educativo, haciéndolo, además, de una manera satisfactoria para todos los que nos rodean. Debemos ayudar a las personas que nos rodean a dar todo lo mejor de sí. Hay que facilitarles momentos de encuentro, lugares de debate, espacios en los que se puedan sentir seguros y escenarios en los que representar su mejor función.

 

Como podemos ver, el protagonista de la serie parte de la idea de que el liderazgo que hay que ejercer es aquel basado en el servicio a los demás. En ese sentido vemos que, como líder, el doctor Goodwin, a través de la famosa pregunta le da la vuelta a la jerarquía y pone patas arriba la organización para dedicarse a servir a sus compañeros y con ello mejorarla.

 

Desde mi punto de vista, este tipo de liderazgo basado en el servicio es la base para ejercer de guía para otros de manera efectiva, por lo que esta serie, y las acciones que promueve Baden Powell, es un buen ejemplo para llevar a cabo en nuestras escuelas y centros de enseñanza. Así que, si crees que estas letras pueden tener algo de razón, te convido a que veas un par de capítulos de la serie.  Tras ellos podrás llegar a tu centro y preguntar ¿cómo puedo ayudar? Verás que hay un montón de cosas en las que puedas echar una mano. Con ello seguro que ya te he ayudado.

 

Gracias por leerme.

 

*  Guillermo CABRERA MOYA

Director del Centro de Educación Infantil y Primara (CEIP) El Toscal-Longuera.

Diplomado en Magisterio por la Universidad de La Laguna (ULL).

Grado en Educación Primaria por la Universidad Isabel I de Castilla.

Ex técnico de gestión normativa de Educación Infantil y Primaria de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias

Escritor y maestro.

 

Islas Canarias, 12 de abril de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.