Dime palabras vacías.
La publicidad hecha política

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Susana Isoletta Cruz *

 

 

  • Desde el minuto uno
  • Tender la mano
  • Sostenible
  • Producto natural
  • Respeto del medio ambiente
  • Machismo
  • Feminismo
  • Y tu más (referido a la corrupción)
  • Empoderamiento
  • Visibilidad, hacer visible.

 

En un extremo están los refranes populares que enriquecen el lenguaje, abren una ventana hacia la imaginación aunque sean contradictorios:

 

“No por mucho madrugar se amanece más temprano”

 

“Al que madruga Dios lo ayuda”

 

 

La riqueza de la palabra hace que cada generación invente nuevos términos; algunos se incorporan al lenguaje corriente y se olvidan al cabo de un cierto tiempo. Otros incluso pasan el examen de la Real Academia de la Lengua.

 

En el lado opuesto existen frases hechas, muchas utilizadas en el discurso político y periodístico, son las frases y palabras vacías.

 

En un primer momento esos términos remitían a alguno o varios sentidos, como todas las palabras. Paulatinamente se transformaron en coartadas para huir de las preguntas que quedan sin respuesta. Podemos llamarles “discurso de madera” porque finalmente no quieren decir nada o algo vago e inefable.

 

Se da por sentado su significado, pero su sentido sigue siendo una incógnita. Existe una convención implícita que esas frases hechas son sólo un subterfugio cuando el interrogado quiere eludir la respuesta, o bien, sencillamente, no sabe qué decir. Peor aún: pretende pertenecer a lo “políticamente correcto”.

 

Están las frases látigo. “y tu más” (acusaciones de un partido político a otro por la corrupción).

“Machista” (adjetivo descalificativo que se usa con gran frecuencia para cerrar la boca al contrario)

 

Las enfermedades y psicopatologías incluidas en el discurso cotidiano también pueden tener un efecto insultante: Histérica/o (para designar a personajes que pierden los estribos fácilmente).

Facha, nazi también son insultos frecuentes entre los políticos, con un mero ánimo descalificatorio.

 

Situación tóxica- pareja tóxica: se supone que es una relación conflictiva, pero no sé sabe exactamente en qué consiste la toxicidad.

 

Paulatinamente van vaciando su contenido, se acartonan y pasan a constituir el lenguaje vacío con el que hay que rellenar espacios en los medios de comunicación (sobre todo programas televisivos de gran audiencia).

 

Esas palabrejas (con sus habituales fallos ortográficos y gramaticales) pueblan las redes sociales, en un interminable intercambio de puntos de vista y/o insultos, descalificaciones, que, desde hace un tiempo, se han convertido en un medio infalible de comunicación? de periodistas, políticos y de todo aquel que pretenda ser conocido públicamente.

 

Empobrecimiento del lenguaje, generalmente. “Lo bueno si breve dos veces bueno” dijo Gracián, pero no es el caso. Hay ideas y pensamientos que requieren una reflexión más prolongada y no slogans o enunciados llamativos.

 

Y de eso se trata, de quien dice la frase más rimbombante, más escandalosa, más llamativa. Generalmente se queda en una nube de colores, relampagueante, que al día siguiente puedes ser reemplazada por otra, y otra, y otra todo hueco, todo vacío, todo cartón piedra.

 

Lo grave de esta cuestión del discurso sin asidero real, es que la

Publicidad se ha convertido en Política, y es la única política que actualmente existe.

 

Frases sacadas de contexto que se contradicen con otras dichas semanas o días anteriores, mentiras, cinismo, hipocresía.

 

¿Y cuál es la respuesta más frecuente del ciudadano? El hartazgo, la indiferencia, el desinterés, la incredulidad.

 

Afortunadamente, la mediocridad de este tipo de discurso no acalla otras voces, otros pensamientos, otros decires.

 

* Susana ISOLETTA CRUZ

Lcda. en Psicología por la Universidad Nacional de Rosario (Argentina)

Especializada en Test Rorschach (Escuela Rorschach de Rosario)

Especializada en Psicología Clínica (Madrid)

 

www.susanaisoletta.com

 

24 de noviembre de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.