EL COTARRO Digital
Nº316 del domingo 27/09/2020

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

José Carlos Marrero *

 

PREOCUPADOS POR LA “OKUPACIÓN” ORGANIZADA

  • Comienzo El Cotarro recordando, una vez más (y van tres) que mis tres pilares básicos, en lo que a derechos fundamentales se refiere, son, por este orden: la salud, la vivienda y la educación. El pasado domingo denunciaba de que, entre las ya muchas viviendas “okupadas” que hay en La Laguna, una determinada, que en su momento fue habitual residencia de verano del mundialmente famoso tenor canario Alfredo Kraus, había sido “okupada” en las vísperas del Día del Cristo. Me permití apuntar que el alcalde, Luis Yeray Gutiérrez y su equipo del Gobierno Municipal deberían ocuparse (con “c”) rápidamente de este fenómeno y de su repercusión en la imagen y la seguridad del municipio lagunero. Y es que, dicho sea con respeto, una cosa es estar en riesgo de exclusión social o en situación de pobreza severa y otra, muy diferente, es autoexcluirse, auto marginarse y, de rebote, atentar contra el derecho a la propiedad privada, que también es un derecho a respetar y defender. Más aún, cuando la “okupación” tiene aspectos de redes mafiosas con otros intereses.

Piscina de la casa “okupada” que, al parecer, los “okupas” pintaron para su utilización en “jornadas de relax” con visitantes externos. Al fondo carpas y casetas para su uso.

 

RÁPIDO DESALOJO EN VIRTUD DE UN AUTO JUDICIAL

  • De casualidad he tenido la oportunidad de enterarme de este caso en concreto y de su más o menos rápido desenlace. Algún domingo de estos les contaré toda la historia. Pero baste decir que, por lo que se ve, parece que todo funciona “organizadamente” y en redes muy dinámicas. Sigo diciendo que lo que puede pensar de esta problemática el alcalde José Manuel Bermúdez en Santa Cruz, o Luis Yeray Gutiérrez en La Laguna, o más concretamente el concejal lagunero Rubens Ascanio, puede estar lejos de la verdadera realidad. Hay escenarios y protagonistas muy, muy distintos en esto de la “okupación”. En esta ocasión, un inteligente magistrado ya ha actuado, rápida y diligentemente, de forma profesional y muy eficaz. En un interesante Auto Judicial (que algún día me gustaría reproducirles) el juez ha instado a la Policía Nacional para que, de forma inmediata, junto con los abogados y representantes de la propiedad, se procediese al desalojo, cosa que se hizo el pasado martes.

Visitantes a punto de entrar en la vivienda “okupada” para pasar un día de piscina.

 

ACTUAR Y DESALOJAR SI NO HAN PASADO 72 HORAS

  • La “okupación” en este caso, duro tan solo 17 días, en los que los “okupas” tuvieron tiempo de hacer fiestas y saraos con piscina incluida. Ahora la vivienda vuelve a estar en manos de la propiedad y debidamente custodiada. Pero parece que, en el auto, su señoría hace ver que la Policía Nacional podría y debería haber actuado con más diligencia y efectividad cuando, a menos de una hora de saltar la alarma y acudir los vigilantes de la central a la vivienda, coincidiendo allí con la propia Policía Nacional, no se actuó teniendo en cuenta que se trataba de un flagrante delito de allanamiento de una propiedad privada. Por mucho que uno de los “okupas” pusiera a un menor como “escudo” y alegara llevar más de tres días allí. Individuo que, por cierto, en el momento del desalojo, manifestó sin cortarse un pelo que era un preso en régimen de “tercer grado”, mostrando la pulsera de localización colocada en su tobillo. Según las últimas directrices, al parecer emanadas de la propia Fiscalía General del Estado, que la exministra Dolores Delgado lidera actualmente, la Policía puede y debe actuar, desalojando de inmediato, si el allanamiento y la “okupación” se ha producido dentro de la ultimas 72 horas.

Los “okupas” saliendo de la vivienda (con patines eléctricos incluidos) en presencia de la Policía Nacional que, en esta ocasión, actuó profesionalmente.

 

CON RESPETO NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA

  • Es una frase hecha, pero, dicha con todo respeto y en positivo, puede servir para poner en valor iniciativas que, en momentos complejos y difíciles como el que estamos viviendo, sirven para mantener la fe y la esperanza en el futuro. Lo digo porque, gente entusiasta y emprendedora como Bernardo García en el sector primario de la agricultura y con la pitaya como emblema, o bien Fernando Cruz en el sector de servicios con el arte y la música por bandera. Dos tinerfeños que son ejemplo de iniciativas con entusiasmo y emprendeduría en tiempos de pandemia. Además, con imaginación y respeto en cada uno de sus sectores. Bernardo García con “Ínsula Dragonaria” y Fernando Cruz con su “Almacén del Arte”, popularmente conocido ya en el mundillo de la cultura y la música como “ADA”. Merece la pena contarlo y probarlo o vivirlo. Y lo dicho, con permiso del maldito coronavirus, no hay mal que por bien no venga.

Plantaciones de Pitaya, en los invernaderos que Pitaber Canarias tiene en Arico.

 

EL APASIONANTE MUNDO DE LA PITAYA Y SU VIRTUD

  • El bueno de Bernardo García Cruz ha encontrado la felicidad y su trabajo en el apasionante mundo de la agricultura, de las frutas tropicales y, en concreto, de la pitaya. Bernardo, junto con su hija Isora y su hijo Adel, lideran la aventura de Pitaber Canarias (www.pitaber.com), una empresa familiar que se dedica a la agricultura en el sur de Tenerife, en el municipio de Arico, con tierras que suman (¡Ahí es nada!) una superficie superior a los 3 millones de metros cuadrados, de los cuales actualmente tienen cultivo 270 mil metros cuadrados, dedicados a varios cultivos como: platanera, viñas, frutales tropicales, hortalizas y, por supuesto, la pitaya. La superficie actual dedicada a la pitaya o “fruta del dragón” es casi 30.000 metros cuadrados, en invernadero de excelente calidad con el fin de no alterar los beneficios y propiedades que esta fruta posee. Bernardo y sus hijos, Isora y Adel cuidan con mimo esta variedad de fruta (de la familia de los cactus) que es antioxidante y contiene fósforo, hierro, calcio, fibra soluble, vitaminas B, C y E, ayuda a la creación de glóbulos rojos y tiene un gran valor energético.

Bernardo García Cruz y su hija, Isora, que es la madre de la “princesa guanche” Tayda

 

NACIMIENTO DE UN ELIXIR EN EL SUR DE TENERIFE

  • Lo curioso de la pitaya radica en que se abre una sola vez, en las horas nocturnas y se auto fecunda, pero también puede cruzarse, siendo los murciélagos los mejores polinizadores en su medio natural. Pero en Arico, a falta de murciélagos, son Bernardo, Isora, Adel y su equipo, quienes se encargan manualmente y una a una, de polinizar sus pitayas por las noches y cuidar luego del fruto hasta su recolección entre cuatro y ocho meses después, dependiendo de las temperaturas. Pero la curiosidad que trae a Bernardo García y sus hijos a esta reseña en El Cotarro es una curiosa y apasionante aventura denominada “Ínsula Dragonaria”. Una bebida alcohólica nacida en Tenerife y elaborada en Arico, obtenida por fermentación de pitaya, uva y maracuyá (fruta muy diurética), que se sirve muy fría y que es ideal como aperitivo o para acompañar toda una comida. La bebida tiene como segundo nombre Tayda, el de una pequeñaja que ahora ronda los dos años de edad y que viene a ser hija de Isora y nieta de Bernardo. Lo que se esconde en esta bebida y Tayda, se cuenta en un cartoncito colgado en cada botella que narra, textualmente, la siguiente historia:

Plantación de pitayas en Arico, y mesa con sus frutos y el elixir “Ínsula Dragonaria”

 

LA HISTORIA DE “ÍNSULA DRAGONARIA” Y TAYDA

  • “De una noche de luna llena que la princesa Tayda paseaba por un jardín de cactus que jamás había visto, a medida que iba adentrándose descubría sus flores. Eran desproporcionadas de tamaño, belleza y aroma. Emocionada cogió todas las que pudo y, sin darse cuenta, al arrancar la última, Tayda se pinchó con un cactus y una gota de sangre tiño una de las preciosas flores. Enfurecida Isora, al ver que su jardín había sido invadido, reconoció la sangre real invocó a Guayota, (demonio que vive en el corazón del Teide) decretando el hechizo que la convertiría a Tayda en dragón. “Drágora el dragón, te llamarás y una flor nunca más arrancarás”. El triste dragón marchó muy lejos, pero regresaba cada luna llena para beber del rocío de sus flores. Al tiempo, Isora, paseando por su jardín, fue sorprendida cuando vio que, de la flor donde había encontrado la sangre real de Tayda había crecido un fruto que recordaba a un dragón. Impresionada, pensó que debía elaborar un elixir a base del precisado fruto, al que añadió unos gramos de uva madura y maracuyá, y así liberar a la princesa de su castigo. Drágora, en la siguiente luna llena, regresó a beber de las flores que Isora había bañado con su más preciado brebaje y, en ese momento se rompió el hechizo y así nació este elixir, de una historia sin príncipes, solo para ellas”. Llamen a Pitaber (922 768 152) y degusten el “elixir” canario elaborado en Tenerife “Ínsula Dragonaria”.

La sugerente botella del “elixir” canario “Ínsula Dragonaria – Tayda” hecho a base de pitaya

 

ADA… HACER DE LA NECESIDAD VIRTUD… MUSICAL

  • Por su parte, el puntal Fernando Cruz, artista de la música donde los haya, ha hecho realidad otra apasionante y musical aventura llamada “ADA” (sin hache). El bueno de Fernando, gran guitarrista, amante especialmente del folclore canario y miembro de Los Sabandeños desde hace más de una década, se percató de que en muchas ciudades de España hay locales donde se puede disfrutar de sus músicas locales… Se puede, por ejemplo, oír flamenco en un montón de locales en Andalucía, jotas en Aragón, música con gaitas en Galicia o chotis en Madrid. Pero es difícil (por no decir casi imposible) encontrar un local en Canarias donde, de forma habitual, se pueda oír música canaria como hilo conductor. A partir de esa realidad y detectando esa necesidad, el músico Fernando Cruz ha creado y promovido el proyecto “Almacén del Arte”, o sea, “ADA”, para los amigos, un espacio multicultural dirigido por el propio Fernando Cruz y que se encuentra en la zona de Llano del Moro, concretamente en el Camino El Convento, 14, en el municipio de El Rosario (Tenerife).

El músico, Fernando Cruz, creador, promotor y director de “Almacén del Arte”

 

EL GRAN “ALMACÉN DEL ARTE” DE FERNANDO CRUZ

  • Emprender en tiempos de pandemia y en positivo. El proyecto de Fernando Cruz cuenta con varias salas destinadas a la producción artística, incluyendo diferentes ramas de la música, así como el teatro, la fotografía y muchas más. El “Almacén del Arte” cuenta, además, con un estudio de grabación, sala de exposiciones y salas de ensayo y hasta una pequeña sala de conciertos y teatro. Como les cuento, el amigo Fernando Cruz no se queda solo en la música con su guitarra, sino que en “ADA” incluye lo que podríamos llamar una “escuela de música” donde se imparten y se pueden recibir clases de guitarra, timple, laúd, tres cubano, bajo eléctrico, contrabajo, piano, acordeón, batería, percusión, flauta, clarinete, trompeta y, por supuesto, voz y canto coral, entre otros. Además, y para rematar la faena, en “Almacén del Arte” de Fernando Cruz se pueden recibir clases de lenguaje musical, armonía, arreglos musicales, informática musical, teatro infantil y adulto.

Panorámica de parte de la sala de conciertos “ADA” en el “Almacén del Arte”, en LLano del Moro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *