EL MONÓLOGO / 137
Expectantes ante lo que viene

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Por Pepe Moreno *

 

 

Mucha gente me ha preguntado estos días por el resultado que se puede dar en las elecciones de mayo del 2023 como si yo supiera lo que puede pasar o tuviera una bola de cristal que adivinara, con tanta antelación, lo que pasará en esa fecha. Y a todos les contesto que uno no sabe más que la mayoría de la gente o que todavía queda mucho tiempo para que hoy podamos saber qué pasará en ese domingo electoral.

 

Y la verdad es que la incertidumbre riega gran parte de lo que hoy podemos sentir. Todavía desconocemos la mayoría de las personas que compondrán los diferentes carteles electorales de la política isleña y cómo llegarán algunos que ahora suscitan simpatías, pero que en la primavera del año que viene podría levantar un rechazo que afectara a los votos depositados en las urnas.

 

Y es que podemos analizar lo que sabemos ahora mismo. Por ejemplo, por empezar por el Partido Popular, ahora mismo hay mucha indecisión sobre lo que puede pasar el domingo 28 de mayo, domingo de Pentecostés, con los votos que esta formación política. El PP ha sido un partido que, desde hace mucho tiempo ha estado dirigido por políticos del Gran Canaria.

 

Desde luego tenemos que exceptuar el periodo de 2016 a 2019 cuando Asier Antona cogió las riendas tras la marcha de José Manuel Soria, que como ustedes recuerdan, tuvo que renunciar a todos sus cargos por aquello de tener una cuenta corriente en un banco de un paraíso fiscal. Soria estuvo al frente del PP canario nada menos que 17 años y los que podía seguir, si su nombre y su firma no llega a aparecer en aquellos papeles.

 

Antona se hizo cargo del partido como secretario regional que era y ganó incluso el congreso regional que se convocó después con los votos del 98,6% de los compromisarios. Estuvo al frente del partido conservador hasta finales de julio de 2019, cuando no se dejó mangonear por los que querían que Coalición Canaria siguiera en Gobierno, aunque él fuera presidente, pero rodeado por los nacionalistas.

 

Como el hombre no quiso continuar, le siguió como responsable del partido Australia Navarro, que también era de Gran Canaria, como no podía ser menos. A Asier Antona le cogió la matrícula el tándem Casado-García Egea que se las hicieron pasar canutas por haber apoyado a la rival del entonces presidente del PP.

 

Soria, Bravo de Laguna o María Australia Navarro son los exponentes de una manera de gobernar una formación política que siempre tuvo su gran granero de votos en Gran Canaria y que les dio la alcaldía de la capital, entre otras ciudades, la presidencia del Cabildo o un buen número de diputados para la Cámara regional. Asier Antona tuvo unos resultados más que apetecibles en el ámbito regional y en La Palma, isla a la que siempre ha estado vinculado, pero nunca fue lo mismo que con sus antecesores.

Asier consiguió 11 diputados de los 70 que entonces estaban en juego y que eran uno menos de los que se habían obtenido en el 2015 cuando se elegían 60 para la Cámara regional canaria.

 

¿Qué pasará en 2023 ahora que hay un tinerfeño al frente de la formación? Esa es una gran incógnita porque también tenemos que sumarle el enigma nacional que existe con Alberto Feijóo que está al frente de ese partido y que aún no sabemos que respaldo tiene entre la ciudadanía. ¿Seguirán teniendo el nicho de votos en Gran Canaria, que es donde ellos consiguen el mayor número? Las gentes del PP en la isla redonda suelen otorgarles el beneplácito de los votos, pero ahora parece que los derroteros van por otras siglas y que la confianza está más en el ámbito insularista que en la formación conservadora.

 

Como muestra de esto podríamos poner lo que sucede con José María Ponce, exalcalde de Arucas por el PP entre los años 2007 al 2009. Fue diputado nacional de los populares entre el 2010 y el 2011, ocupando la plaza de portavoz adjunto en varias comisiones parlamentarias y representante de su partido en el control parlamentario de RTVE. Era conocido por ser piloto de rally. Dejó el PP a principios de año y ahora será candidato de Unidos por Gran Canaria (UxGC) a presidir el Cabildo.

 

Ya estuvo por el PP en el Cabildo, institución a la que ahora se presenta con una formación que bebe más en las fuentes canarionas. El candidato de UxGC al Cabildo se ha mostrado ilusionado con el desafío de intentar ganar las elecciones al Cabildo.

 

Ponce en su discurso espera que los ciudadanos de Gran Canaria «apuesten por salir del inmovilismo del tripartito y opten por el crecimiento real de la isla, que la devuelva al lugar que le corresponde y sea un lugar de progreso atractivo para las inversiones y los visitantes».

 

No es el único que ha optado por esta formación. También está Enrique Hernández Bento, que estuvo con Soria en todos los puestos que este desarrolló, llegó a ser delegado del Gobierno en Canarias, subsecretario del Ministerio de Industria y que ahora será el candidato de Unidos por Gran Canaria a la alcaldía de Las Palmas.

 

Por tanto, habrá que ver hasta dónde llega el antiguo socio de Coalición Canaria en Gran Canaria en su andar en solitario. Recordemos que esa alianza le dio a CC un buen puñado de votos en la isla redonda y que ahora, con candidatos cazados aquí y allá en su territorio insular van a buscarse la vida por su cuenta, libre de ataduras chicharreras y buscando y reivindicando su puesto en el panorama político.

 

No en vano, el presidente de UxGC, el joven Bravo de Laguna, ha declarado recientemente que «ya se nota que va a haber una reacción de los grancanarios, que, tras un letargo histórico, empiezan a despertar y a tener claro que necesitamos un partido que defienda nuestros intereses, sin por ello dejar de tener un sentimiento de canariedad y españolidad». Es curioso como usan lo de ser canarios.

 

Por eso digo que todo depende de si el PP seguirá teniendo en aquella isla el respaldo que ha tenido hasta ahora. Recordemos que en esta Legislatura obtuvieron tres actas y los nacionalistas dos, aunque una de ellas era el propio Lucas Bravo. En la lista autonómica fueron tres de CC, otros tantos del PSOE y los tres restantes se los repartieron Podemos, PP y Nueva Canarias. Insisto, ¿mantendrán los partidos políticos esa misma distribución? El PP presentará a Manuel Domínguez encabezando esa lista y dejará que Poli Suárez, que iba en la Autonómica, lo haga en la insular. De ahí las dudas, ¿seguirá teniendo gancho la opción de los conservadores cuando llegue mayo del 2023? Ya veremos.

 

Pero hay más. En Tenerife los cabezas de lista de CC y PP son dos mujeres. Una es un peso pesado que ya ha demostrado su enganche a los votos, con Ana Oramas, ex alcaldesa de La Laguna, diputada nacional y que tiene a mucha gente detrás porque se ha medido con el propio presidente Sánchez y antes lo hizo con Rajoy y con Zapatero e incluso con Aznar. Sus discursos han sido difundidos y en muchos de ellos ha quedado bien ante su parroquia e incluso ante algunos que no lo son.

 

Por el contrario, el PP ha optado porque sea también una mujer, Rebeca Paniagua, periodista, rostro conocido en las lides de la información, pero no en la política de la que hasta ahora no sabíamos ni siquiera su ideología. Ambas debatirán, o no, porque en esto del contraste de pareceres da la sensación de que vamos para detrás y de que nadie quiere ya debatir con nadie, pero lo que sí es casi seguro es que una tiene más conchas que la otra para confrontar ideas y ambos partidos se mueven en el mismo pensamiento político.

 

Se esperaba que en Tenerife el PP le diera un sorpasso a CC, pero ahora hay dudas. Añadamos un asunto de estos días. La concesión de la gratuidad del transporte de viajeros en guaguas que los nacionalistas han consensuado con los socialistas a cambio de los votos a los presupuestos del Estado. Serán dos años de poder ir de un sitio a otro sin pagar nada. Y digo dos años porque es casi seguro que estas cuentas se prorrogarán en el 2024 porque si las elecciones son a finales del año que viene no habrá tiempo de hacer unos nuevos presupuestos, gobierne quien gobierne.

 

Por tanto, la cosa esta llena de incertidumbres para los conservadores y para los nacionalistas. ¿Se unirán ambos para gobernar? ¿Quién será presidente? Y no nos olvidemos de los socialistas canarios. Tienen opciones de estar en la Presidencia porque todo el mundo coincide que a Ángel Víctor Torres no le ha ido tan mal con todo lo que le ha caído encima durante su mandato, que ha sido todo menos una invasión alienígena, y por eso sus expectativas son altas.

 

Nunca se sabe lo que puede pasar, sobre todo porque hay mucha gente que no entiende los últimos pactos de los socialistas con gentes que no siempre han defendido la idea del Estado español, que han estado aliados con la violencia y que lo que está pasando con la Justicia y con algunas leyes que se están aplicando ahora con la finalidad diferente a la que fueron concebidas. Todo les puede pasar factura y si a eso le añadimos una inflación galopante tendremos un cóctel de difícil digestión.

 

Luego está la división de la izquierda, los mensajes que coinciden pero que resta en los votos porque son muchos partidos y la división es peor que la suma de las opciones. Alberto Rodríguez con un mensaje que habla de Canarias, pero en la izquierda de Podemos. Noemí Santana representante genuina de ese partido, los de Yolanda Díaz por otro lado, los de Sí se Puede con un mensaje rayano en la ecología radical, los damnificados de todas esas opciones y alguno más que ni puedo imaginar.

 

Todos luchando por un electorado que quiere romper con lo establecido, pero que está huérfano de postulados entendibles. Y todo eso cuenta a la hora de saber si serán capaces de reeditar un pacto que, de momento, ha resistido todo lo que se les ha puesto por delante. En el propio Gobierno queriendo traer más turistas y algunos gritando que se vayan. Unos aprueban inversiones millonarias y otros las paralizan por entender que se están marchitando nuestras plantas. Unos queriendo hacer un circuito de motor y otros oponiéndose a trenes. Una contradicción tras otra, pero nadie deja ni el despacho ni el coche oficial.

 

Y no les he hablado de otras opciones que parecen que sobrevuelan por las instituciones, pero que no sabemos ni quiénes son. Por tanto, quizás es muy pronto para hacer predicciones y habrá que esperar para desesperarse con los resultados electorales. Habrá que ver cómo empezamos el año y cómo se comporta la economía para comenzar a despejar algunas incógnitas. De momento nos comportamos como si no hubiera un mañana, y a lo mejor no lo hay. ¿No creen?

 

Ha sido un viernes duro, pero los días que vienen también lo serán. Lo siento, no puedo seguir. Otro día será.

 

 

* José MORENO GARCÍA

Periodista.

Analista de la actualidad.

 

Islas Canarias, 19 de noviembre de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.