EL MONÓLOGO Nº026
Un plan que arregle futuro

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

José Moreno García *

 

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, presentó el pasado jueves el denominado Plan “Reactiva Canarias 2020-2023” al que calificó de “herramienta clave” para tomar decisiones ante una situación crítica. Busca el mantenimiento de todos los servicios públicos del Archipiélago, que ningún sector se quede desamparado ante la situación económica que vivimos y consolidar unos fondos a utilizar en el período 2020-2023.

 

Como dijo el presidente en su rueda de prensa se trata de proteger a los colectivos más desfavorecidos para que no sean los más castigados y de mantener los ejes del Estado de Bienestar para todos los ciudadanos. El documento es ambicioso porque para este año cuentan con 1.440 millones de euros, de los que 389 provienen del superávit desbloqueado, casi 500 de créditos presupuestados reorientados y otros 600 del fondo no reembolsable del Estado.

 

El presidente insistió, una y otra vez en que quiere apoyar a las personas vulnerables, recuperar el empleo, impulsar la actividad económica, agilizar la coordinación entre administraciones y relanzar la agenda de desarrollo sostenible. Anunció, además, una comisión de seguimiento trimestral con los firmantes del pacto, una rendición anual de cuentas y un seguimiento constante de la ejecución presupuestaria.

 

El presidente ha insistido en que el plan “es de todos” y se empezó a ejecutar desde que se decretó el estado de alarma. Incluso llegó a decir que todo esto era para “retornar a la senda de la recuperación lo antes posible”, porque es consciente de que lo que se nos avecina, como ya he manifestado en algunos de estos monólogos, tiene pinta de estar más negro que una noche sin luna ni estrellas.

 

Es decir, tiene muy mala pinta y este tipo de programas hacen una previsión para controlar ese porvenir y saber cómo reaccionar ante la caída de ingresos, el número de parados y las necesidades que una buena parte de la población van a plantear. Pero claro, no todo está en nuestras manos. Una parte de ese plan depende de los Presupuestos del Estado, en los que tienen que estar incluidas las transferencias que corresponden a Canarias en nuestro Régimen Económico y Fiscal.

 

Unos dineros que se reconocieron cuando se aprobó el documento, que todos los partidos celebraron, pero que hasta ahora no se han visto reflejados porque es posterior al año 2018, y ahora mismo estamos con los presupuestos que hizo para el Gobierno del PP el ministro Cristóbal Montoro en ese año.

 

Por tanto, no están llegando esos dineros y por eso el presidente canario dijo que es fundamental que los que se están elaborando ahora recojan esos epígrafes. Lo que pasa es que los políticos del Congreso de los Diputados van a su bola, están en la política de pasillo, en la estrategia de los votos y en la redacción de unas cuentas que tiene más que ver con política que con la economía que nos depara esta terrible situación de pandemia.

 

Ese mismo jueves, mantuvieron un contacto Pedro Quevedo, de Nueva Canarias y Ana Oramas, de CC con la vicepresidenta Carmen Calvo. Un primer contacto con el Gobierno central para abordar los Presupuestos estatales del próximo año. Salieron de la reunión con más dudas que certezas sobre la disposición del gabinete de Pedro Sánchez a recoger en ellos todas la medidas y partidas que consideran necesarias para el rescate económico y social de Canarias.

 

Fue el primer tanteo y ya vemos que los presagios no son muy buenos y que esas cuentas no contemplan a Canarias como el territorio más afectado por la crisis derivada de la pandemia sanitaria. Por lo que contaron en su comparecencia tras la reunión, trasladaron el mensaje de que están dispuestos a negociar, y que les gustaría alcanzar un acuerdo y apoyar esas primeras cuentas del actual Ejecutivo, pero que sólo lo harán si éstas reconocen la necesidad de atender las singularidades canarias de la crisis.

 

Pero hay más ayer mismo, casi coincidiendo en hora con la presentación de Ángel Víctor Torres, el PSOE no apoyó varios puntos de una moción presentada al pleno por el diputado Quevedo y que estaban referidas al impacto de la crisis en Canarias y su reflejo en las próximas cuentas estatales.

 

En dicha votación, los socialistas y Unidas Podemos no respaldaron tres de los seis puntos de la moción, absteniéndose en el que reclamaba el pago de los 500 millones pendientes del convenio de carreteras; en otro que solicitaba que los Presupuestos de 2021 incluyan “las dotaciones económicas anuales que recogen las disposiciones del REF y del Estatuto de Autonomía” y un tercer punto en la misma moción que instaba a que el reparto de los 72.000 millones del fondo europeo de reconstrucción se haga utilizando el mismo criterio de reparto con que se hizo en el seno del Consejo Europeo que los aprobó.

 

En los tres se abstuvo la coalición que nos gobierna. Posteriormente pude hablar con Nayra Alemán, portavoz del PSOE en el Parlamento y me dijo que todo se debe a una negociación y que no hay que preocuparse, también hablé con la diputada Tamara Raya que me insistió en que todo se debe a una estrategia de negociación, que ellos están porque esos tres temas salgan cuanto antes. Vale, vamos a creérnoslo.

 

Lo que sí es cierto es que el presidente del Gobierno va a tener que pelear muy mucho estos asuntos. Es posible que logre sus propósitos, porque dicen que se va a fajar en ello, pero que no habrá que alardear mucho porque las demás Comunidades podrían tener un ataque de celos y pedir también para ellos.

 

Y uno se pregunta, ¿tienen en esas Comunidades una sentencia por un convenio que no se cumplió en el pasado que asciende a 500 millones de euros? ¿tienen algunas de las 16 comunidades restantes algo parecido al REF? ¿Decimos nosotros algo del cupo vasco o de cómo se lo ha llevado crudo Cataluña? ¿Alguien ha reclamado algo de los millones del Fondo Europeo? Si las respuestas han sido negativas no hay porqué tenerle miedo al qué dirán.

 

Sé que, al presidente del Gobierno, Ángel Víctor Torres, le va mucho en todo este asunto, que su mandato depende de los fondos que logre en el Gobierno Central para poder paliar parte de lo que se nos viene encima y de que nadie querría estar en ese puesto en estos momentos tan delicados y duros. El presidente es un hombre que conoce la calle y que tiene un gabinete de personas a los que les ha transmitido la terrible situación a la que nos enfrentaremos.

 

Puede que estemos ante un escenario en el que nuestra principal baza, el turismo, esté en condiciones de bajo mínimos y que la tasa del paro supere las cifras que nunca hemos tenido, cercana al 40 por ciento de desempleo. Hay que argumentar medidas que palíen todo eso.

 

Con más licitaciones públicas que necesiten a personas que trabajen y ganen un sueldo, con incentivos a las empresas para que contraten a personal, con la rebaja en una burocracia que ahora ahoga a los inversores, con la búsqueda de nuevos nichos de trabajo para emplear a los que están estudiando y que tendrán que entrar en el mercado laboral para adquirir la experiencia necesaria, reconducir algunas producciones para adaptarlas a la nueva situación de escasez de turistas y pergeñar un nuevo modelo económico que no dependa tanto de los visitantes.

 

Todo eso está en ese plan, pero hace falta la “manteca” necesaria que le de solidez y eso no depende solo de Canarias, necesitamos que lo entiendan los que están en el Congreso de los Diputados y se dejen de estrategias y de réditos de votos. Somos una Comunidad con necesidades a la que tienen que hacer caso porque dependemos en mucho del exterior. Hacen falta millones para servicios sociales, para una sanidad que atienda a todos, para responder a la situación generada por la COVID-19 y para reactivar una economía que carece de muchas cosas y que sin los millones necesarios no puede ni mantenerse ni, menos aún, recuperarse.

 

Todo está en las páginas de ese plan que presentó el jueves el presidente, pero ahora tenemos que pasar a la acción y para ello se necesita de la colaboración del Estado, de la UE y de todos los que puedan sumar. ¿Nos dejarán solos? ¿Volverán las envidias? ¿Serán más importantes un puñado de políticos presos que todo un Archipiélago?

 

El deseo expresado hasta ahora es que no sea así, pero como decimos los canarios “no me gusta el andar de la perrita”. Sólo espero que este Plan se pueda llevar a efecto y que Madrid, ese ente abstracto al que nos referimos cuando nos queremos dirigir al poder central, entienda y atienda las peticiones hechas por un presidente al que no le pueden dejar solo. En ello nos va el futuro.

 

* José MORENO GARCÍA

Periodista.

Analista de la actualidad.

 

La Laguna (Tenerife), 3 de octubre de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *