EL MONÓLOGO
Tenerife y sus ceros energéticos

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

José Moreno García *

 

Tenerife y sus ceros energéticos; nos seguimos quedando detrás.

 

Otro cero energético en la isla de Tenerife, otra vez en plena mañana de un miércoles, la energía eléctrica desaparece de la red y todo deja de funcionar, porque hoy todo se mueve con ese fluido, desde las oficinas a las cocinas y desde las comunicaciones al transporte, todo depende de la generación eléctrica y todo se paraliza como consecuencia de estos apagones generales a los que nos estamos acostumbrando aquí con demasiada rapidez. Llevamos cinco ceros energéticos en diez años, dos en diez meses y seguimos oyendo a los dirigentes que van a encargar auditorías, informes y valoraciones como si eso fuera el tratamiento sanador de esta situación.

 

Un corte generalizado de luz cuando tenemos las industrias trabajando a menos de la mitad de su producción, con la mayoría de los hoteles cerrados y con un consumo de energía que raya en los puntos más bajos de consumo de la última década. No importa. El apagón es general y pone a esta isla en los principales medios de comunicación del espectro mundial, como lugar en el que pasa una cosa que en el resto del planeta es historia.

 

Mirando, además como manejamos las energías llamadas alternativas o limpias vemos como en Tenerife avanzamos poco o nada. La central eléctrica de Granadilla fue concebida como de ciclo combinado, con fuel y gas, dos carburantes que hoy en día están casi proscritos. Actualmente el gas ha sido rechazado por todo el mundo, pero cuando fue concebida esta central eléctrica era lo máximo en cuanto a limpieza. Recuerdo que en aquel entonces había incluso quien defendía el carbón que, menos mal, no tuvo mucho predicamento.

 

Bueno, pues seguimos gastando toneladas de fuel para fabricar energía eléctrica. En el estadillo que pude ver ese día de cómo se estaba reiniciándose todo, aparecían porcentajes ridículos de energía solar fotovoltaica, de la eólica, de turbinas de gas, pero los mayores números correspondían a los referidos al ciclo combinado y por supuesto al de los motores diésel.

 

Copio ahora unos párrafos de análisis de una revista del sector energético que dice, “el viento y el sol de los que disfruta el Archipiélago son los de mejor calidad, por intensidad y horas, de toda Europa. Por lógica natural, Canarias se colocó a la vanguardia en la instalación de aerogeneradores y placas fotovoltaicas en los primeros años en que estas tecnologías comenzaron a cobrar importancia.

 

Sin embargo, desde la segunda mitad de los años noventa del siglo pasado, la apuesta por las renovables quedó atrapada en un lodazal de concursos judicializados y la lentitud a la hora de aprobar un marco legislativo acorde con las necesidades y las especificidades de las Islas”. Si quieren les digo qué isla fue la más perjudicada en este aspecto.

 

Pero hay más. Dice la misma publicación que “en Tenerife permanecen ociosos 46 megavatios a la espera de una nueva convocatoria. En la última subasta se adjudicaron 43,7 de los 55 puestos en liza. Es precisamente esta isla la que está dando más claros síntomas de la necesidad de contar con sistemas de almacenamiento. El pasado Día de Reyes hubo que parar algunos parques, porque los megavatios hora eólicos generados superaban la demanda.

 

El responsable en esta materia mantuvo un encuentro en el Ministerio para reclamar que estos paros obligatorios se retribuyan como ocurre en la Península. «Mientras no contemos con un procedimiento de operación específico para Canarias, entendemos que debe aplicarse el que rige en el resto de España», explica el presidente de Aeolican, quien además demanda más información para poder adaptar la producción a las necesidades”.

 

Pero nuestras autoridades comparecen para decirnos que multarán a los responsables de este desaguisado, del apagón del miércoles, y creen que con eso nos bastará para rebajar nuestro grado de cabreo. Creen que somos tan simples como para pensar de esa manera. Y no es así, volvemos a estar igual que antes. Las compañías eléctricas recurren las multas que les imponen, los políticos de hoy dicen que los que les precedieron no hicieron su trabajo, las empresas suministradoras encuentran mil y una excusas para explicar lo inexplicable y los ciudadanos apechugan con todo ello con resignación, pagando sus recibos cada mes -porque cualquier retraso implica el corte o la penalización- y aguantando las precisiones de las compañías que cada vez ponen más normas que amparan en la seguridad, pero que a la hora de la verdad se traducen en cuantías a sumar y en incrementos en la cantidad a pagar cada mes.

 

El presidente del Cabildo, Pedro Martín, el consejero de Transición Ecológica, José Antonio Valbuena, el portavoz del Gobierno Canario, Julio Pérez, -casualmente los tres de Tenerife y que no sirva de precedente- coincidieron en la misma rueda de prensa en afirmar lo vergonzoso de la situación. En menos de diez meses dos apagones que dejaron a casi un millón de habitantes sin saber qué hacer. Tenerife es el único sitio del mundo en el que hay que guardar a buen recaudo y a mano un par de velas y una linterna, por si acaso.

 

A lo largo de los siguientes días se han ido escuchando voces que muestran su indignación por este asunto. Patronales como Fepeco, o Ashotel, el Círculo de Empresarios del Sur, Fauca, la Zona Centro de Santa Cruz, los ayuntamientos de la isla y un sin fin de organismos que siguen sin entender por qué la luz se va, periódicamente, en esta isla y no en ninguna otra.

 

Desde el miércoles me hago la pregunta de si esto estará relacionado con la pérdida de poder y de influencia de la isla de Tenerife en el contexto regional y si lo nuestro es simplemente dejadez o hay algo más por parte de algún tipo de contubernio.

 

Hace ya algún tiempo que nadie revindica Tenerife, porque parece que cuando se pide para cualquier otra isla lo hacen en beneficio de toda Canarias y cuando se hace para ésta es un sentimiento insularista o egoísta que nada tiene que ver con el contexto del Archipiélago.

 

Si es Tenerife quien lo pide, es que se trata de alguien cercano o vinculado a una Coalición que siempre ha estado en el poder, pero que tampoco ha ayudado mucho a que en esta isla tengamos mejores carreteras, una sanidad acorde con los tiempos que vivimos o una educación que no se imparta en barracones, por poner unos ejemplos de la vivencia diaria.

 

En cambio, cuando se solicita alguna mejora para Gran Canaria, por ejemplo, es en beneficio de toda la sociedad canaria y en reclamo de un avance del Archipiélago que de esta manera será esgrimida como ejemplo de modernidad y medida precursora de lo que está por venir en este mundo moderno.

 

Estamos como hace años, nos siguen desplazando hacia abajo, hacia el olvido, para que todo lo que sea reivindicación de esta isla sea casi un insulto a los demás. Y algunos de los que aquí aparecen con el manto de corderos tinerfeñistas disimulan perfectamente su identidad de canis lupus en la que viven para engaño de toda la tribu.

 

Por eso seguiremos perdiendo cada día un poco, sin que nos demos cuenta de ello, sin que nadie haga nada. En el Parlamento de Canarias ya hay uno más por la otra provincia, en el Gobierno hay mayoría, los que mandan en los departamentos que reparten dineros son gentes de aquella provincia y cuando pedimos una pieza para un repuesto ya sabe de dónde viene. ¿Entonces?

 

 

* José MORENO GARCÍA

Periodista.

Analista de la actualidad.

 

 

La Laguna (Tenerife), 18 de julio de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *