El valor
del compromiso

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Juan Ramón Fuertes *

 

 Al término de la Guerra Fría, en Estados Unidos se comenzó a emplear el término VUCA (Volatility, Uncertainly, Complexity, Ambiguity) para describir en sus siglas en inglés entornos en los que imperan la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad, a partir de dos variables: el conocimiento de la situación y el grado de predicción de la misma.

 

El acrónimo en sí es extrapolable a cualquier situación adversa que nos aboque a un entorno impredecible y cambiante como es la crisis del coronavirus que nos ocupa en estos días, no solo para identificar las dificultades, sino para poner a prueba nuestra capacidad para afrontarlas y estar a la altura de las circunstancias.

 

Quizá un buen planteamiento para afrontar un problema es poner nuestro empeño en ser parte de la solución. Entra en juego el valor del compromiso que estemos dispuestos a asumir para plantar cara a los nuevos desafíos, nuestra habilidad para ser flexibles y adaptarnos a los cambios que impone la nueva normalidad, y la visión clara del papel que cada uno juega en este entorno VUCA.

 

Es tiempo de compromiso por parte de todos.

 

Lo que estamos viviendo y lo que está por venir requiere de un modelo económico y social basado en el consenso, que permita creer en lo que hacemos y en lo que estamos dispuestos a hacer desde todos los ámbitos y sectores, para reconducir la situación “en positivo” como reza esta gran iniciativa en la que estamos compartiendo nuestras reflexiones sobre la realidad y el futuro de Canarias.

 

Mientras asistimos a esta situación tan extraordinaria nos planteamos constantemente si una vez superada esta pandemia recuperaremos la normalidad o asistiremos de lo contrario a un proceso de cambio significativo. Claramente habrá un nuevo panorama en las cadenas de valor, en nuestra forma de trabajar y de relacionarnos, y se habrá de dotar de más recursos a nuestro sistema sanitario, apostar por la investigación y apoyar a las familias, autónomos y empresas ante el impacto de esta pandemia.

 

Como proveedor de servicios esenciales, CaixaBank, la entidad a la que represento, ha mantenido en Canarias su red comercial en un 90% de operatividad desde el inicio del estado de alarma, aplicando todas las medidas de seguridad, y con toda la plantilla comprometida para estar al lado de la sociedad en estos momentos tan difíciles en los que se hace necesario estar cerca de las personas, brindándoles soluciones para afrontar su situación en esta crisis.

 

La huella de lo vivido estos meses será muy difícil de borrar, pero debemos implicarnos en huir del fear effect o efecto miedo, un factor que puede agravar lo excepcional de esta coyuntura. Si los riesgos descritos y la manera de percibirlos acaban afectando a la confianza de los ciudadanos y al sentimiento empresarial, el alcance del shock de incertidumbre podría ser aún mayor.

 

El grado de implicación de todos y la puesta en práctica de habilidades servirán de gran estímulo para combatir esta crisis. La resiliencia está de moda pero requiere de actitud; la empatía con el que piensa distinto es necesaria para la construcción de grandes consensos en un mundo polarizado.

 

En este contexto VUCA se necesita, ahora más que nunca, compromiso y sentido de la responsabilidad.

 

* Juan Ramón FUERTES BLASCO

Director Territorial de CaixaBank en Canarias

Licenciado en Finanzas por ESADE

Diplomado en Alta Dirección por IESE

Titulado en Gestor de Patrimonios por IEF

 

Islas Canarias, 12 de mayo de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.