En una nueva etapa de la sociedad del conocimiento

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Salvador García Llanos *

 

Se necesitan arrestos y ánimo emprendedor para acometer en estos momentos una iniciativa consistente en estimular la expresión y la reflexión de los canarios. Precisamente ahora, cuando la pandemia solo impulsa cierres y medidas extremas, cuando los economistas y los expertos debaten sobre el modelo futuro de productividad, cuando el confinamiento nos obliga a pensar en el porvenir pero sin saber muy bien con qué soportes y en qué dirección, cuando los gobiernos de las potencias y de los países que no lo son tanto coinciden en que primero hay que contener la emergencia y luego ya se verán, cuando estructuras como la Unión Europea paren con fórceps sus decisiones, cuando se ha puesto de manifiesto que los liderazgos son menos cualificados y más débiles que nunca… precisamente en un territorio frágil, también golpeado por la expansión incesante de un virus dañino al que se ha tratado de contener con dignidad, disciplina, responsabilidad y los recursos científicos y asistenciales disponibles, surge este proyecto de tratar las islas, Canarias en positivo, con un ánimo reflexivo y contenidos que estimulen la propia capacidad creativa e intelectual de sus habitantes.

 

Y a pesar de los pesares, la aventura, como todas, se inicia con ilusión. Los afanes emprendedores jamás prosperan sin ella. Opinar, debatir, analizar, proponer, contrastar… Un ejercicio de pluralismo impregnado de nobleza y positividad, que esas siempre fueron cualidades distintivas de los canarios. Una prueba de libertad para tratar de avanzar y entendernos en la que es una nueva etapa de la sociedad del conocimiento. Aquí, en el inmenso universo digital. El que viene será un escenario plagado de incertidumbres y puede que apasionante, sobre todo, desde ese ángulo constructivo que se adivina entre los pliegues de los planes y las medidas para hacer frente al período más preocupante de nuestra historia desde el punto de vista sanitario.

 

El venidero, el porvenir se construye entre todos y requiere de aportaciones valientes, sólidas, emprendedoras. Canarias en positivo es una opción para exponerlas, para enriquecer nuestro acervo. Solo en la construcción de nuestra autonomía se precisó de un esfuerzo similar para asumir y consolidar nuestra diversidad. Hay que hacerlo ahora con ganas de aprovechar la experiencia y de madurar. Hay que aprovechar los valores para ser útiles, para forjar una sociedad activa y dinámica, donde en espacios de expresión, foros y tribunas se aprecie y se contraste que somos un pueblo capaz de superar límites y condicionantes.

 

Así nace Canarias en positivo, un espacio abierto, un sitio web de consulta, un lugar para contribuir a sentar las bases de una nueva era en las islas y que desafía todas las circunstancias del momento. Larga vida, pues, a una iniciativa que ojalá se convierta en una obra fecunda y útil.

 

* Salvador GARCÍA LLANOS
Presidente de la Asociación de la Prensa de Tenerife.
Periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.