¿Es la COVID-19…
la pandemia más peligrosa?

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Noelia Guerra Fumero *

 

El estudiantado de la Universidad de La Laguna está cerca de los exámenes finales. Unos exámenes finales que se presentan diferentes, de manera virtual y cambiantes. Todos los grados se han visto afectados por las medidas que ha tomado la universidad para solventar los problemas de cancelación de clases presenciales ocasionados por la COVID-19. Una de las facultades más afectadas está siendo la de Medicina, que no solo tiene mucho temario, sino que se enfrentan a cambios constantes en el formato de examen. Reproduzco, con previo consentimiento, las palabras de un estudiante de cuarto de Medicina de la Universidad de La Laguna:

 

“¿Es la COVID-19 la pandemia más peligrosa?”

 

Hace ya varios meses que los alumnos de la ULL se han tenido que adaptar a una nueva situación excepcional que, sin duda alguna, ha cambiado el contexto en el que se desarrollaba la enseñanza.

 

En la facultad de Medicina, esta nueva adaptación no siempre ha sido un sinónimo de esfuerzo, fortaleza y resiliencia, pues parece ser que dicha adaptación ha sido realmente un sinónimo de sumisión. Los alumnos de cuarto de Medicina han mostrado ser capaces de superar todas las barreras tanto físicas como emocionales que les ha impuesto la pandemia, no obstante, había una pandemia mucho peor, una pandemia que francamente se ha llevado el valor de la humanidad por delante: un profesorado que ha impuesto condiciones inhumanas a la hora de enfrentarse a un examen. Es preciso detallar que no se engloba a todo el profesorado en esta metáfora, pero si a gran parte del mismo.

 

Cuarto de Medicina es el curso más difícil al que se enfrenta un estudiante que curse dicha carrera universitaria. Ante esta situación, lo lógico es que se ofrezcan facilidades al alumnado, pero, en contraste a esta premisa, la realidad ha sido totalmente inversa. Se ha tenido que esperar desde el 13 de marzo hasta el 5 de mayo para tener unas guías docentes actualizadas que nos indicaran como serían los exámenes finales.

 

Pues bien, los estudiantes de cuarto no solo se enfrentaban a que quedaba menos de un mes para que dicho examen (inicialmente tipo test) se llevara a cabo, sino que el 15 de mayo se les informa de que se ha tomado la decisión de cambiar el formato y pasa a ser oral, debido a que no consideran que un examen tipo test, de menos de un minuto por pregunta, unidireccional y restando las respuestas incorrectas sea suficiente para garantizar que el alumnado no se copie.

 

Esto se traduce en que los estudiantes de este curso que se quieran presentar a la asignatura deben someterse a la condición de tener que hacer un examen oral que han de prepararse en tan solo medio mes. Consideramos que la pandemia más peligrosa no es la COVID-19, sino la pandemia de la deshumanización.

 

Quisiera recordar que no somos estudiantes con ansias de copiar, que somos estudiantes que han tenido que pasar un riguroso corte para estar donde estamos, que hemos luchado muchísimo frente a muchos madrugones para estudiar y que, aunque nuestros ojos se querían cerrar, hemos abierto nuestros párpados más fuertes que nunca para mantenernos despiertos y darlo todo.

 

Somos personas que amamos nuestro temario, que hemos renunciado a muchísimos amores, amistades, experiencias para dedicarnos a esto, que tenemos claro que nuestra profesión es exigente, pero que ello no implica que la preparación de la misma deba carecer de dignidad, que muchos tenemos problemas familiares en casa, que nosotros también echamos de menos, que también se nos ha erizado la piel al escuchar la cifra de fallecidos, que hemos tenido que hacer malabares muchas veces para llegar con todo el temario a los exámenes, que somos personas y, por tanto, queremos respeto para nuestro estudio y para nosotros”.

 

Con los continuos avisos de cambio de formato de examen y a pocas semanas de tenerlo, con la dificultad añadida de hacerlo vía telemática y con las estrictas normas de control y de tiempo para hacerlo, muchos estudiantes no pueden presentarse en esta convocatoria.

Me pregunto, nos preguntamos: ¿qué va a hacer la Universidad de La Laguna para solucionar todos estos problemas?

 

* Noelia GUERRA FUMERO
Estudiante de 4º curso del Grado Periodismo de la Universidad de La Laguna (ULL)
Miembro del equipo de coordinación y redacción de la plataforma Canarias en Positivo.

27/05/2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *