La brújula estratégica y la OTAN

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Juan José Pérez Piqueras *

 

En una Tercera de ABC de hace unos días el veterano periodista y escritor José María Carrascal escribe con claridad meridiana el problema actual de la Unión Europea (Unión), cuando en su día decidió confiar nuestra defensa a los Estados Unidos (EEUU), todos integrados en la OTAN, olvidando la autonomía en la defensa propia, nuestra soberanía estratégica, la que ahora conocemos como «brújula estratégica», que afortunadamente ha entrado en vigor. Ha tenido que llegar la agresión de Rusia a Ucrania, para acelerar su puesta a punto.

Hay que tener en cuenta que Europa Occidental ocupa en este mundo un lugar privilegiado. Ha venido a ser un gran logro en la historia de la humanidad, con paz, democracia y seguridad sanitaria para todos sus ciudadanos, algo excepcional de todas las culturas que nos rodean.

Han contribuido a este éxito europeo la herencia recibida a lo largo de la historia. Dos culturas destacaron, la griega y la romana. La primera nos dejó el sistema político de la democracia, la filosofía y el pensamiento racional. Y la romana, de la que recibimos el Derecho Romano, lo que hoy día sigue siendo una gran fuente de inspiración jurídica.

Tras la Edad Media, donde el feudalismo era el sistema político predominante en Europa, época del oscurantismo, que coincide con un periodo de violencia e irracionalidad, nos llegó la Edad Moderna. Y aquí se inició, entre los siglos XIV y XVI, el avance sobre la herencia helénica y románica, con el Renacimiento y el Humanismo, una nueva forma de pensar que rompe con la visión medieval del mundo. Y el Racionalismo, es decir, el pensamiento crítico, piedra angular de todo el sistema de valores de la Europa Occidental de hoy. Ese espíritu crítico, además, fue el que engendró el mundo de la ciencia.

Con esta reflexión histórica quiero constatar el problema que tenemos, hoy día, a través de nuestras fronteras, para defenderlas de la inmigración irregular y del terrorismo yihadista, que no cesa.

Por otra parte, la situación de la OTAN, a la que en su día se le entregó nuestra seguridad y defensa, como he citado, últimamente ha tenido unos claroscuros de comportamiento con la Unión.

El 17 de enero de 2020 se hacía pública la «Estrategia de Defensa Nacional», que marcó la proyección de los ejércitos estadounidenses, que lideraba la OTAN. La lucha contraterrorista yihadista dejaba de ser la prioridad de su acción exterior, abandonando África, pasando a la competición estratégica contra sus dos grandes potencias rivales, Rusia y China, y como consecuencia se ha deteriorado este continente.

Si el inductor de aquella nueva estrategia fue el presidente Obama, Trump fue el que la aplicó con mayor impulso, con su conocida “America First”, tratando con arrogancia a sus socios y exigiendo a los europeos igualdad de compromiso económico y equivalencia de soldados en el frente. Todo ello provocó una brecha profunda en las relaciones transatlántica.

 

Y, posteriormente Joe Biden, el actual presidente, decidió formar una nueva Alianza llamada AUKUS (de Australia, Reino Unido y Estados Unidos), muy alejada de Europa, un pacto estratégico llevado en secreto, que sorprendió a sus socios de la Unión y particularmente a Francia, en un giro hacia el Indo-Pacífico con la finalidad de «controlar» a China en su amenaza sobre Taiwán, tema que amplió tal brecha.

Este cambio de rumbo repentino, de gran trascendencia en aquel momento, septiembre 2021, apenas hace diez meses, tras la vergonzosa retirada de Afganistán de las Tropas Occidentales, decidida y dirigida por los EEUU, hace ahora justo un año, son para tenerlos en cuenta a la hora de su valoración.

Y volviendo al actual presidente, Biden, desde su llegada al poder en enero de 2021 ha venido dando varios traspiés, algunos ya citados. Sin embargo, con motivo de la invasión rusa a Ucrania se ha puesto al frente de la OTAN y no ha vacilado en recordar su artículo 5°, sobre la defensa colectiva que obliga a todos sus miembros a reaccionar si uno de ellos es atacado.

Y en la Cumbre de la OTAN, en junio pasado en Madrid, con la aprobación del nuevo «Concepto Estratégico», se ha considerado el tema tan importante para España, sobre las amenazas procedentes del «flanco sur», una atención especial al norte africano, el Magreb, nuestra muralla defensiva inmediata, y el Sahel, cuya situación de inestabilidad no deja de atraer a grupos mercenarios rusos, como el grupo Wagner, y organizaciones yihadistas, filiales de Al Qaeda y el Dáesh, que incluso luchan entre ellos.

 

El norte y centro de Mali está prácticamente ocupado por estos terroristas, particularmente la zona de las tres fronteras entre Mali, Burkina Faso y Níger. Como dato, en este segundo trimestre el Dáesh ha asesinado a casi mil civiles. Situación donde la OTAN tendrá que actuar con soldados de la Unión y, por supuesto, también españoles.

Pero la respuesta a la seguridad de nuestras ciudades autónomas africanas, la tendrá la «Brújula Estratégica para la Seguridad y Defensa», empezando porque este tratado europeo, en concreto, el artículo 42.7 dice: «Si un Estado miembro es objeto de una agresión armada en su territorio, los demás miembros le deberán ayuda y asistencia con todos los medios a su alcance», lo que no asegura la OTAN si nos invaden de nuevo la isla de Perejil, por ejemplo.

La Brújula Estratégica nació el pasado 21 de marzo, con la vocación de responder a la ambición de la Unión de ser un actor global en materia de seguridad, y su duración se circunscribe, tras las preceptivas revisiones quinquenales, al menos a la próxima década. La guerra ha regresado a Europa y, a diferencia de lo que ocurría hace unos meses, Bruselas percibe que la seguridad de la propia Unión y de sus ciudadanos está gravemente amenazada

El Consejo Europeo ha dado luz verde definitiva a este ambicioso documento, pero entrar en detalle de su propia esencia, será necesario un nuevo artículo, más extenso, para analizarlo.

 

*  Juan José PÉREZ PIQUERAS

Coronel de Infantería E.T. (Retirado)

Técnico superior de Inteligencia Militar.

Diplomado en Análisis de Yihadismo por la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla.

Miembro de la Tertulia Cívico-Militar ‘Carlos Ramos Azpiroz’

Miembro de la Asociación Española de Militares Escritores.

 

 

Islas Canarias – ESPAÑA

5 de agosto de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.