La defensa de Canarias
ante posibles amenazas

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Juan J. Pérez Piqueras *

 

Los conceptos de defensa como el de la seguridad del Estado son complejos, no fáciles de exponer en un escrito limitado a un folio. Empezaré afirmando que son unos temas, ambos, que se complementan y son revisados periódicamente, donde participan las principales capacidades de una nación, como las empresas críticas, públicas y privadas, dedicadas a la energía e infraestructuras, las Fuerzas de Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas, a la vez, como es natural, del papel que juegan los ciudadanos concienciados en este tema.

 

Nuestro Rey Felipe VI, en el 20° aniversario de la Casa América, en mayo 2019, afirmaba que “en este mundo global nuestra defensa depende del multilateralismo, un activo que no debemos perder”, o sea, la actividad conjunta con otros países para una defensa coordinada ante una amenaza común, sumando potenciales, sin olvidar, claro está, la defensa individual como nación soberana a dar una respuesta propia según la urgencia y el tipo de agresión. Es importante decir que Canarias y el resto del territorio español forma parte de una única entidad estratégica, por lo que toda respuesta de fuerza ante una agresión, actuará de forma global y cohesionada.

 

Pero toda acción de fuerza debe ser consecuencia de la Estrategia de Seguridad Nacional 2021, aprobada el 06.10.2020, que el General Miguel Ángel Ballesteros, actual Director del Departamento de Seguridad del Gabinete de Presidencia del Gobierno, la define como “aquella estrategia mediante la que se dirigen y coordinan todas las energías y fuerzas de la nación para proteger los intereses nacionales, allá donde se encuentren y cumplir con los compromisos de las organizaciones internacionales de las que formamos parte, como la Unión Europea, la ONU o la OTAN. Organizaciones a las que hoy ayudas tú y mañana te ayudan a ti”.

 

Y, como consecuencia de esta estrategia, el Ministerio de Defensa estudia la Directiva de Política de la Defensa, renovada en 2020, donde se establecen las líneas maestras de actuación de los tres ejércitos y las directivas precisas para el planeamiento de la Defensa, donde Canarias forma parte del flanco sur occidental de la Alianza Atlántica (OTAN), contribuyendo al control del Estrecho de Gibraltar, punto esencial para la defensa del Mediterráneo Occidental, de importancia suprema para España y Europa en general, cuando en la actualidad el Mediterráneo Oriental se ha convertido en un problema grave de importancia geopolítica y geoestratégica, donde intervienen grandes potencias interesadas por las reservas de gas natural. Vemos pues que la seguridad de nuestro Archipiélago es responsabilidad también de la citada Alianza Atlántica, así como Canarias contribuye, a su vez, a la seguridad conjunta del mundo occidental.

 

Para mayor efectividad en estas misiones encomendadas se ha realizado una nueva reorganización del Ejército de Tierra, según Orden de Defensa 708 del pasado 27 de julio 2020, al integrar de forma orgánica al Mando de Canarias los Mandos Operativos de Baleares, Ceuta y Melilla, que viene a reforzar este Mando en el actual Teniente General Carlos Palacios Zaforteza, nuestro Capitán General. Este Mando es uno de los tres Mandos de primer nivel, junto al Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad y la Fuerza Terrestre.

 

Cabe decir además que nuestras capacidades militares en los tres ejércitos mantienen inversiones económicas necesarias para ser respetados, y lo que es más importante, para alcanzar la capacidad de disuasión. Y así es, pues superados los años de severos recortes por la crisis de 2008, el Gobierno anterior puso en marcha un mayor gasto militar, seguido por el actual aprobando nuevos programas que tendrán gran repercusión en la industria de defensa nacional. Hablamos de un importe superior a los 12.000 millones de euros. La Armada Española puso a flote el pasado 29 de marzo el primer submarino de la serie S-80, el S-81″Isaac Peral”, presidido por la ministra de Defensa Margarita Robles, que calificó el acontecimiento como “un hito esencial para la Armada…”, al que le seguirán otros cuatro en una cadencia de uno cada dos años; así como la construcción de cinco fragatas de la nueva clase F-110. El submarino es el arma más eficaz y de mayor poder disuasorio para la vigilancia, control y defensa de los doce mil kilómetros de nuestras costas.

 

Y si pasamos a la Fuerza Aérea, que cuenta con 70 cazas Eurofighter, se tiene previsto comprar 20 más, que estarán activos en 2030. Estos últimos serán Eurofighter Typhoon, de 5ª generación, para sustituir a los ya veteranos F-18 norteamericano de la base de Gando, en Gran Canaria.

 

Por su parte, el Ejército de Tierra cuenta con más de 320 carros de combate modernos, los Leopard modelos 2A4 y 2E, de origen alemán, que sustituyeron a los veteranos M-60 norteamericanos y AMX-30E franceses. Además, está aprobada la adquisición de 348 unidades del vehículo blindado Dragón, que serán entregados antes de 2030, y posteriormente otros tantos para ir sustituyendo los antiguos BMR, VEC, TOA y los últimos RG31 y Lince. Y como iniciativa, la Dirección General de Armamento y Material ha puesto en marcha el programa “Escorpión”, unos vehículos terrestres no tripulados. Está de actualidad la nueva tecnología de la robótica, que junto a la “inteligencia artificial” será la guerra del futuro, tema a tratar aparte por el problema ético y moral por la capacidad de construir una máquina capaz de seleccionar un objetivo y tomar iniciativa de matar o no, dependiendo del grado de autonomía que se le dé. Entramos en una etapa peligrosa.

 

Para finalizar, es preciso recordar los hechos históricos de comportamiento ejemplar y patriótico de las unidades canarias, como lo fue frente el ataque naval de la Armada Británica, al mando del Almirante Horacio Nelson el 25 de julio de 1797, cuando intentaron desembarcar en Santa Cruz de Tenerife, que fue impedido y derrotados por la audacia del Teniente General Antonio Gutiérrez al mando de 900 soldados y de la valentía de las Milicias Canarias y el pueblo tinerfeño, que colaboró informando de los movimientos navales e intentos de desembarcos en otras playas. Y años más tarde con la participación en la Guerra de la Independencia (de 1808 a 1814) contra las tropas de Napoleón, donde la Junta Suprema de Canarias envió a defender la Patria común de todos los españoles al Batallón de Infantería Ligera de Canarias y la Brigada de Veteranos de Artillería de Canarias. Y citar también la Batería de artilleros de La Laguna en la Guerra de África, que regresaron todos, según afirman, orgullosos por el fervor a su Cristo lagunero.

 

*  Juan José Pérez Piqueras

Coronel de Infantería (Retirado)

Técnico superior de Inteligencia Militar.

Diplomado en Análisis de Yihadismo.

Universidad Pablo de Olavide (Sevilla).

 

Santa Cruz de Tenerife (Islas Canarias – ESPAÑA)

21 de abril de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *