La realidad ignorada
prepara siempre su venganza

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Antonio Alarcó Hernández *

 

 

El refranero popular español es siempre un “pozo” de sabiduría y fuente inagotable de grandes verdades. Es un compendio de lecciones de vida en muy pocas palabras, casi siempre atinadas, que resumen de forma brillante, generalmente indiscutible, cuestiones que de otra forma sería interminable.

 

El título de este artículo-colaboración es sacado de ese refranero (generalmente anónimo, menos en este caso que proviene de las reflexiones de Ortega y Gasset) que viene a decir, que el silencio no es rentable, sino todo lo contrario, es irresponsable. En definitiva, que no prevenir los problemas y solucionarlos siempre pasa factura.

 

En este caso, se refiere a una de las cuestiones claves en nuestros días que es la demografía y su importancia social. Que en definitiva si no se planifica de una forma correcta y preventiva puede tener consecuencias irreparables y se crearán “huecos” irrellenables y que como comentamos tiene consecuencias muy importantes. Es más, la “dictadura de la demografía” es una expresión muy utilizada (y el título de un libro) que explica qué ocurre si no se planifica de forma correcta. Publicamos hace poco un artículo que viene “al pelo” para lo que queremos transmitir en este. Entrando en materia, la demografía es la disciplina encargada de estudiar a las sociedades, su natalidad, mortalidad, evolución, dimensiones, etc.

 

Esta ciencia es de enorme importancia para prevenir los problemas y planificar de forma correcta. La cuestión del envejecimiento de la población aparejado y a la vez de la escasa natalidad tiene consigo siempre problemas muy graves, que son siempre producto de errores de planificación, que después obliga tarde y mal a la puesta en marcha de una enorme labor de INGENIERÍA SOCIAL y eso es lo que está ocurriendo en nuestro país.

 

Si ser uno de los países con más esperanza de vida del mundo conjuntamente con Japón, si además somos los que tenemos la natalidad más baja de Europa y durante 2017, la población española crece poco y a un ritmo desigual, pero crece. Ese año aumentó en 132.263 personas, un 0,3% hasta 46.659.302 personas, pero con un saldo negativo de -31.245 personas porque murieron más residentes de los que nacieron.

 

Fue el impulso renovado de la inmigración que alcanzó datos similares a los de sus años de bonanza, al que saco al país de la caída demográfica: se registraron 532.482 inmigrantes procedentes del extranjero. También se marcharon 367.878 personas, pero el saldo fue positivo con 164.604 nuevos residentes de otras nacionalidades. La tendencia además de este último año sigue siendo decreciente.

 

Los nacimientos llevan consigo un valor añadido, todos los mencionados, y es ese, el de la SOSTENIBILIDAD de la sociedad. Hace tiempo se publicaban estudios acerca de la compleja situación socioeconómica a la que se podría enfrentar nuestro país como consecuencia del escaso número de nacimientos que se estaban registrando cada año.

 

Todos estos errores demográficos tienen consecuencias en casi todas las facetas de la vida. España no debe de continuar por sexto año consecutivo, con la natalidad más baja y un descenso de un 18,3% desde 2008. Eso es un error muy grave que contribuye a que la demografía se convierta en una dictadura.

 

En definitiva, todo el preámbulo es para reafirmar que se sigue sin tomar medidas drásticas para corregir la problemática demográfica y su repercusión social. Concretamente, en el área sanitaria, esta repercusión es demoledora y estamos pasando una época en donde la falta de planificación, las masivas jubilaciones innecesarias de esta manera y obligatorias están haciendo el resto.

 

No podemos permitirnos en este país, como no lo es en ninguno del entorno, JUBILAR EL TALENTO pues el derecho evidente e intocable a jubilarse no tiene nada que ver con la OBLIGACIÓN a hacerlo porque habiéndole ganado 17 años a la vida en los últimos 40, las cosas tienen que cambiar. Es de todo punto de vista irracional hacerlo así.

 

La docencia en sanidad también está siendo muy afectada como pone de manifiesto el último informe de la Conferencia de Decanos y los informes de la ANECA donde pone de manifiesto la enorme preocupación por el déficit de profesorado en el grado de medicina. Es tan preocupante que se considera que la formación de los futuros médicos se encuentra en SITUACIÓN CRÍTICA, lo que está repercutiendo y repercutirá más sobre la formación de especialista y acceso sobre todo al sistema sanitario.

 

Como dice el título de este artículo, la realidad ignorada prepara siempre su venganza y estamos en este momento padeciéndola. No persistamos en el error. ¡Basta ya!

 

* Antonio Alarcó Hernández.

Doctor en Medicina

Catedrático de Cirugía.

Director de la Cátedra de Telemedicina, Robótica y Telecirugía.

Vicepresidente del Colegio Internacional de Cirujanos.

Doctor en Ciencias de la Información y Sociología.

Senador. Comisión de Sanidad. Portavoz de Ciencias.

 

 

Islas Canarias, 23 marzo de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.