La sensación de impunidad
en la ciudad de La Laguna

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Pablo Reyes Núñez *

 

 

Impunidad, según la Real Academia de la Lengua significa dejar una culpa sin castigo o sanción.

 

Pues bien, impunidad es lo que se respira en el centro y casco histórico de nuestra ciudad. Una impunidad que está impidiendo que nuestra ciudad sea una ciudad viva para vivirla, una ciudad donde la calidad de vida de la ciudadanía sea buena y provoque que nuestro centro histórico se quede sin vecinos y vecinas.

 

La impunidad que existe provoca que nuestro casco histórico, patrimonio de la humanidad, haya recibido advertencias por parte de la UNESCO sobre la degradación de nuestras vidas y espacios públicos.

 

Desde la declaración como Patrimonio de la Humanidad en 1999 el casco histórico ha sufrido a lo largo de todos estos años incumplimientos sistemáticos de las diferentes normativas que regulan el paso de vehículos, el horario de obras y servicios de mantenimiento, el horario de carga y descarga, el aparcamiento con motores encendidos, el aparcamiento caótico a ambos lados en las calles, el deterioro de fachadas, …

 

También se incumplen las normas de circulación de bicis, monopatines, y skates. Así como el bando que regula la actividad de los músicos y artistas en la calle.

 

La ordenanza de convivencia regula el ruido en los espacios públicos, así como las obligaciones de limpieza de las defecaciones de las mascotas, del control de las terrazas, del beber en las calles, etc.

 

A lo largo de estos años, con la anterior y con la actual corporación se han diseñado y redactado normas y ordenanzas, se han hecho reuniones y encuentros, pero hoy la situación sigue igual, solo hemos visto buenas intenciones, pero poco más.

 

La incomprensible pasividad de las administraciones y de algunos policías locales, es evidente.

 

Desde la Asociación de vecinos, exigimos una urgente solución a esta sensación de impunidad y un control estricto de las ordenanzas.

 

Mayoritariamente la ciudadanía cumple las normas y demuestra un alto nivel de civismo, pero el desánimo y la sensación de impunidad se impone, si los responsables de hacer cumplir las normas no cumplen con sus obligaciones y muestran una actitud de mirar para otro lado.

 

Esta sensación de impunidad que se ha establecido en nuestra ciudad, genera indefensión y desconfianza de la ciudadanía en las instituciones que nos gobiernan: El Ayuntamiento.

 

Desde nuestra Asociación tomaremos todas las medidas necesarias que nos permita la Ley para que se cumpla nuestra solicitud y desaparezca la sensación de impunidad.

 

 

* Pablo REYES NÚÑEZ

Presidente de la Asociación de Vecinos “Casco Histórico de La Laguna”

Diplomado en Magisterio por la Universidad de La Laguna (ULL)

Maestro de escuela (jubilado)

Maestro Colaborador del Aula de Etnografía del Museo Pajar del Centro de Enseñanza Obligatoria (C.E.O.) Manuel de Falla, de La Orotava.

 

La Laguna, 20 de enero de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.