La Universidad
en tiempos de confinamiento

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Noelia Guerra Fumero *

 

Llevamos 41 días de confinamiento y desde entonces con una actividad docente presencial suspendida que sigue generando problemas entre el alumnado. Son pocas y nefastas las medidas que se han propuesto para facilitar los estudios universitarios que se han visto afectados por la pandemia del Coronavirus.

 

El plan de actuación que ordenó la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) el pasado 30 de marzo, con el que se trasladaban las clases presenciales a la docencia online, recogía como objetivo principal que “ningún estudiante vea interrumpido su desarrollo académico por la COVID-19”, pero ¿se está intentando cumplir con el objetivo?

 

Sí, las universidades amplían los plazos para defender los trabajos de fin de grado y máster, los cuales se harán por videollamada sin tener en cuenta las facilidades de conexión del alumnado y la imposibilidad de acceder a toda la bibliografía, pues mucha no está disponible en formato online. Y con los exámenes online pasa lo mismo, además de que los y las alumnas tienen pocas seguridades de aprobarlo debido al minuto de tiempo para responder una pregunta y sin opciones de regresar atrás, ni la posibilidad de consultar dudas al profesor de la materia.

 

También, el informe de la CRUE propuso en relación con las prácticas externas dar por suficiente haber realizado el 50% de las prácticas presenciales y completar los créditos restantes con seminarios u otras actividades. Son algunas de las alternativas que han propuesto para todo el sistema universitario español con opción a que cada institución regional lo aplique como desee entre sus estudiantes.

 

Concretamente, los universitarios canarios están indignados con las medidas que ha aplicado la Universidad de La Laguna (ULL) siguiendo los criterios de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas  (CRUE), dado que las carreras de Ciencias de la Salud (Medicina, Enfermería, Odontología, Fisioterapia, Farmacia y Veterinaria), Ciencias del Deporte, Ciencias de la Educación, títulos experimentales (Biología con sus distintas ramas tecnológicas y médicas, Química o Geología) y Ciencias Sociales y de la Información se han visto gravemente afectadas por la suspensión de las prácticas presenciales. Muchas de las personas no llegan al 50% de horas de prácticas en empresas requeridas para poder titular y muchas otras tienen el triple de trabajo complementario que cuando realizaban sus prácticas en laboratorios, en hospitales o en empresas.

 

Para todas estas personas cuyas “actividades formativas no pueden adaptarse a una modalidad no presencial ni se hayan podido realizar durante los meses que restan hasta agosto, aunque se desarrollen en los meses posteriores, se entenderán realizadas dentro del curso 2019/2020, de manera que no sea necesaria una nueva matriculación”, pero tendrán que realizar la llamada Adenda general a las Memorias de Grado y Máster de la ULL. Una Adenda que implica continuar con la evaluación continua de manera online y enfrentándonos a todos los riesgos que supone realizar actividades orales por videollamada o de forma asincrónica (grabarse y subirlo) y escrita sin garantías de que nadie trate de copiarse.

 

Sabemos que todo esto nos ha cogido a todos y a todas de sorpresa y no hemos pasado antes por situaciones similares, pero los estudiantes solo pedimos unas condiciones favorables para todo el alumnado donde nadie salga perjudicado y que se nos escuche más, porque no todas las personas tenemos las mismas situaciones.

 

* Noelia GUERRA FUMERO

Estudiante de 4º curso del Grado Periodismo de la Universidad de La Laguna (ULL)

Alumna en prácticas, miembro del equipo de coordinación y redacción de la plataforma Canarias en Positivo.

 

27 de abril de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.