Las cifras que…
siguen aumentando.

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Andrea Díaz Mora *

 

Desde que se decretó el Estado de Alarma no hemos parado de conocer datos, curvas, aumentos, descensos, etc. A diario nos bombardean con ruedas de prensas donde las cifras cobran una importancia tremenda y donde un número más o menos supone la buena o mala noticia del día. Sin embargo, parece que últimamente esas cifras están bajando, lo que supone una gran noticia porque comenzamos a divisar una luz al final del túnel.

 

No obstante, hay una cifra más invisible que sí ha aumentado, de la que no hemos oído tanto hablar: las llamadas al 016. Según el Ministerio de Igualdad, entre el 14 y el 29 de marzo, esa cifra ha crecido un 12,43 % con respecto al año anterior y las consultas online han crecido un 269,57 % en comparación al 2019. En lo que llevamos de mes han recibido alrededor de 4.042 llamadas, un 47,3% más que la primera quincena de abril del año pasado. Son porcentajes que nos demuestran que, aunque el mundo se haya paralizado, hay actos que no lo han hecho.

 

Al estar encerrados 24 horas, esas paredes pueden convertirse en un auténtico infierno para una mujer que sufre violencia de género. Atrapada con la persona que más daño físico y psicológico te puede hacer, sin escapatoria y sin descanso, sin poder tomar ni siquiera un respiro. Llevamos más de un mes confinados, una situación que a todos y todas se nos hace cada vez más difícil, pero hay a quién se le está volviendo una situación de vida o muerte. Lo podemos ver reflejado en las cifras, esas en las que tanto estamos confiando en las últimas semanas, no hay más que echarles un vistazo para saber que esta cuarentena está siendo realmente dañina para muchos hogares.

 

Canarias fue consciente de esa posible situación desde el inicio del Estado de Alarma y quiso poner más facilidades para las mujeres que no estuvieran seguras y necesitaran asistencia. Bajo el nombre ‘Mascarilla-19’, el Instituto Canario de Igualdad puso en marcha una campaña de ayuda y protección para quienes puedan sufrir una situación de violencia física o psicológica durante este periodo de aislamiento. En cualquier farmacia existe la posibilidad de pedir una Mascarilla-19, un código que el farmacéutico identificará y así llamar al 112, dando comienzo al protocolo correspondiente. Una manera disimulada y eficaz que en su primera semana ya registró seis casos de violencia de género. Ha sido tal la eficacia de la campaña que algunas comunidades autónomas pidieron materiales y directrices en cómo poner en funcionamiento este proceso de Mascarilla-19. El Archipiélago supo dar una respuesta rápida cuando alguien pudiera verse, literalmente, sin escapatoria de su agresor.

 

Vivimos semanas difíciles, de incertidumbre y parálisis de nuestras vidas cotidianas, donde nos pegamos al televisor para escuchar las cifras del día. En los últimos meses han sido los números los que se han convertido en el protagonista diario, así que no dejemos que haya cifras que caigan en el olvido. No dejemos de pensar en que hay mujeres que están en auténticas situaciones de riesgo, sin dejar de pensar en la situación actual, no podemos permitir que esas mujeres caigan en el olvido, que no se conviertan en auténticas cifras invisibles.

 

* Andrea DÍAZ MORA

Estudiante de 4º curso del Grado Periodismo de la Universidad de La Laguna (ULL)

Alumna en prácticas, miembro del equipo de coordinación y redacción de la plataforma Canarias en Positivo.

 

4 de mayo de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.