Las jóvenes profesionales
del nuevo periodismo

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

José Carlos Marrero *

 

No hay que ser un premio Nobel para darse cuenta de que la realidad de todos los medios de comunicación (sobre todo la prensa escrita) está pasando por unos momentos de cambio que, con la maldita pandemia del coronavirus COVID-19 y el puñetero confinamiento, se ha visto aún más agravada.

 

Tampoco hay que ser Mahoma, para atreverse a profetizar que, por lo que se vislumbra, el futuro que se viene encima, a corto, medio y largo plazo, tanto para los medios de comunicación como para los profesionales del periodismo, el horizonte está más negro que Denzel Washington arreglando los bajos de un coche.

 

Y me temo que, sobre todo, para los jóvenes que están terminando sus estudios en la facultad de Ciencias de la Información y que conformarán esa generación de periodistas del futuro, quizá la que debería estar mejor preparada de la historia. Para ellos la cosa también está más negra que un yogur de petróleo.

 

Pero nuestro proyecto y esta plataforma se denomina genéricamente Canarias en Positivo y ésta, mi sección diaria, “Punto Positivo” … Y debo y quiero hacer honor al espíritu del proyecto y a mi reto diario, contándoles que, como se ha dicho siempre, después de la lluvia siempre escampa… O como decía

 

Abraracúrcix, el jefe de la aldea gala de Astérix y Obélix, el indiscutible líder del grupo, bien amado y respetado por todos, solo teme a una cosa que recuerda y comenta siempre. Dice Abraracúrcix que “algún día el cielo caerá sobre nuestras cabezas, pero que eso no va a pasar mañana”. Porque también, como dice Annie en su película, “el sol brillará mañana”.

 

Y como recuerda reiteradamente mi colega, maestro y amigo Juan Cruz Ruiz, el prestigioso Eugenio Scalfari, periodista, escritor y político italiano, fundador del periódico «La República», dijo una vez que «Un periodista es sólo gente que cuenta a la gente lo que le pasa a la gente»…  Y nuevos, preparados e ilusionados periodistas vocacionales, seguirán saliendo de la Universidad para ejercer esta apasionante profesión y este noble oficio.

 

Les voy a desvelar una cuestión interna (que tampoco es un secreto) del entusiasmado equipo que conforma el pequeño departamento de coordinación y redacción del proyecto Canarias en Positivo. Contamos con dos magníficas alumnas en prácticas de la facultad de Ciencias de la Información de nuestra Universidad de La Laguna, Noelia Guerra y Andrea Díaz, que están casi acabando su 4º curso del Grado de Periodismo. Están entusiasmadas y, como se suele decir, a punto de “romper aguas” como periodistas profesionales.

 

Hoy una de ellas, Noelia Guerra Fumero, se “estrena” públicamente como periodista (a falta del terminar su Trabajo Fin de Grado, el dichoso TFG, graduarse y recibir su título oficial). Pero, para mi (y creo que para ella también) esto es ya un estreno en toda regla y, deseo y espero, que sea el comienzo de una larga trayectoria y fructífera carrera profesional como periodista. Desde aquí quiero animarla a que se lance decididamente y que, como periodista, llegue hasta el infinito y más allá.

 

El artículo de Noelia (que pueden leer aquí al lado) se titula “La Universidad en tiempos de confinamiento” y tiene mucho que ver con sus inquietudes, sus dudas y sus anhelos. Los mismos, seguramente, que los de muchas otras alumnas y alumnos de una universidad, como la nuestra de La Laguna, que está confinada y que tiene confinados “académicamente” a sus estudiantes.

 

Yo quiero concluir este “Punto Positivo” de hoy, deseándole de corazón, sincera y profundamente a Noelia, todo lo mejor del mundo. Que pueda desarrollarse vitalmente y profesionalmente como periodista, la profesión que ella ha elegido libremente por vocación, y que con ella pueda trabajar y vivir dignamente toda una larga vida. Hoy su madre, que lamentable y tristemente nos dejó hace poco más de un mes, estará inmensamente feliz al ver este estreno y, con toda seguridad, allá donde esté, absolutamente orgullosa de su hija.

 

Termino recordando a todos, pero hoy muy especialmente a Noelia, la frase que tengo de cabecera y que repito cada vez que puedo.

 

“Los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo, arruga el alma”

Albert Schweitzer (1875-1965)

Médico franco-alemán, cirujano y misionero.

Fundador del hospital Lambaréné (República de Gabón)

Premio Nóbel de la Paz 1952.

 

* José Carlos MARRERO GONZÁLEZ

Periodista.

Director de Canarias en Positivo

 

Punto Positivo.

27 de abril de 2020 (lunes)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.