Otro dilema de “Juan Canario” en
torno al Turismo en nuestras islas

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Noelia Guerra Fumero *

 

Un importante empresario canario, vinculado directamente con el sector del Turismo, me ha hecho llegar unas reflexiones que, a su vez, invitan a meditar a cualquiera que lo lea. Le pedí que las plasmara en un artículo de opinión firmado por él, pero me manifestó que, durante toda su larga trayectoria como empresario, siempre ha querido pasar discretamente y sin protagonismo público alguno, y que seguía deseando permanecer en el anonimato.

 

Aun así, no obstante, le pedí a este empresario (que me permitiré llamar “Juan Canario” para preservar su anonimato) que me las plasmara en un papel sin firmar, para que, a partir de su escrito, yo pudiera, de alguna manera, trasladar esas reflexiones a los potenciales lectores de Canarias en Positivo.  El escrito de “Juan Canario”, lo reflejo íntegra y textualmente, en los siguientes párrafos:

 

Dice el Fondo Monetario Internacional (FMI) que España será la peor. Así que tenemos que plantearnos dos cuestiones: ¿tendremos en Canarias que volver a emigrar, o vamos a intentar ser los mejores?

 

Una: ¿luchamos con todo para minimizar el daño aprovechando nuestras ventajas y capacidades? Dos: ¿nos abandonamos a la suerte a ver si no pasa nada o inventan la vacuna?

 

La peor gestión es la que no se hace. Hay que trabajar e intentarlo con ideas disruptivas. Simplemente podemos ser los mejores del mundo, sencillamente. O también podemos acomodarnos, ¿por qué no?… Llevamos mucho tiempo haciéndolo y tampoco nos ha ido muy mal.

 

Tenemos una tregua este verano para cavar las trincheras y desplegar las alambradas contra el virus, de cara a minimizar sus consecuencias durante el invierno. Porque las trincheras no se pueden cavar en invierno, bajo la lluvia y el fuego enemigo.

 

Nuestros políticos se tienen que aplicar y no procrastinar este verano. Después, si todo sale bien, dirán que fue gracias a ellos, y, si sale mal, será por culpa de todos.

 

Viendo los rebrotes -que no segundas olas como lo intentan llamar- y la información a nivel local que nos dan, da la sensación de que solo hay un plan, que no se estudia ni se trabaja en diferentes opciones o escenarios.

 

Esto, si no hay comunicación, crea demasiada incertidumbre, y pobreza si el viento viniese en contra.

 

Lo único que escucho es sobre los “filtros selectivos en origen y destino” y, con lo que veo por todas partes, el coladero de positivos asintomáticos es inevitable.

 

Les preguntaría cien veces: ¿hay un “Plan B” para convivir con el virus y con el turismo, o el único plan es volver a cerrar hasta que pase?

 

Esto así, seis meses más, se podría convertir en una ratonera. Acabaríamos todos después de la pandemia en manos de los grandes capitales, a los que lo único que les sobra es el dinero.

 

Reino Unido ya activó medidas para esta ruina, e impedir las compras masivas por parte de capital extranjero.

 

Ya en Canarias hemos vendido la mitad, nos queda la otra mitad. De ahí que, si esperamos a que esto pase y nos comemos los bueyes, después no podremos sembrar.

 

Deberíamos diseñar un “Plan B”, que mucho me temo será “A”, para cuando nos salgan positivos leves como setas por todas las residencias turísticas. Un plan que dé confianza al turismo, un plan o un seguro que nos permita separar los positivos con tranquilidad, seguridad y sin improvisación.

 

Quizás la fórmula de los hoteles para positivos, turistas y residentes. Quizás garantizar el retorno a sus países a los enfermos si así lo deseasen.

 

Tenemos un montón de helicópteros. Yo este invierno los vendería y compraba un pedazo de jet ambulancia con los pilotos aislados repartiendo enfermos por Europa a domicilio. Si se quema el monte ya lo repoblaremos, pero si nos quemamos nosotros, aquí en el futuro no sembramos nada.

 

La respuesta inmediata sería plantear que toda esta organización es muy cara. Lo más caro es el cero absoluto. Simplemente, debemos de ser los mejores del mundo y cosechar fama por ello.

 

Nos queda la opción “A”. Con suerte esto pasa o llega la vacuna.

 

Hasta aquí el escrito de “Juan Canario”, que quiere seguir viviendo discreta y tranquilamente en su deseado anonimato, pero que, sin duda, nos deja un cúmulo de pensamientos y reflexiones que, a lo mejor (o a lo peor), merecen también que todos le echemos una pensada.

 

Yo por lo pronto me limito a servir de neutral interlocutora para que esas reflexiones lleguen a quien les pueda interesar. Igual “Juan Canario” no va muy desencaminado con esto del coronavirus. Vaya usted a saber…

 

* Noelia GUERRA FUMERO

Licenciada en Periodismo por la Universidad de La Laguna (ULL)
Miembro del equipo de coordinación y redacción de la plataforma Canarias en Positivo.

 

Islas Canarias, 01/07/2020.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.