¡Queruelantes no,
currelantes!

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Ramiro Cuende Tascón *

 

 

Con todo el respeto al mundo de las murgas, suena murguero, pero no lo es. Carlos Cano cantaba una canción “La murga de los currelantes”, decía: “…Maroto, siembra la tierra que no es un coto. Falote, que ya está bien de chupar del bote. Ramón, hay que acabar con tanto bribón, pues le vamos a dar con el tran, traca, tran, pico pala, chimpún y a currelar, para pá para pá para pá pá pá. Esto es la murga de los currelantes que al respetable buenamente va a explicar el mecanismo tira p’alante de la manera más bonita, y popular, sacabe el paro y haiga trabajo, escuela gratis, medicina y hospital, pan y alegría nunca nos falten que vuelvan pronto los emigrantes, haiga cultura y prosperidad”. Pues no, los querulantes son casi justo lo contrario de lo que cantaba este genio que ya está disfrutando en el Mar de Las Calmas. Orden y currantes en todos los niveles es lo que nos hace falta para superar esta epidemia social.

 

Tiene más que ver con el nombre de una secta, y si te descuidas tiene algo que ver. Lo que si son es un tipo de personas raras, obsesivas. Son los “querellantes paranoicos”, no piense que se me ha ido la olla, así es como los define el diccionario de la RAE, o sea, enfermos mentales, que padecen una perturbación mental fijada en una idea o en un orden de ideas, sus paranoias.

 

Son personas que disfrutan con la denuncia, que además suelen ser expertos en embaucar a ingenuos que creen luchar por una causa justa, cuando se suben a sus mochilas. Tenemos entre todos la obligación de desenmascarar a esta suerte de iluminados que a lo que aspiran es a algo tan grave como que al albur de sus monomanías decidir o intentar hacer decidir cómo han de discurrir nuestras vidas, en función de sus moralinas ad hoc, que pueden ser de todo tipo.

 

Se trata de los practicantes, replicantes de una moralidad inoportuna, superficial o falsa. Este sentimiento perverso de alegrarse del mal ajeno, que tan bien definen José Antonio Marina y Marisa López Penas en su ‘Diccionario de los sentimientos’. Para Nietzsche la forma máxima del resentimiento.

 

Nietzsche sitúa al resentimiento como punto de partida de la moral, de los ideales frugales cuyo fundamento es proyectado al cielo por los débiles. Ese resentimiento se traduciría en una venganza imaginaria cuando actúan los querulantes, que nunca miden, debido a sus paranoias, el resultado de sus actuaciones. La mayor de las veces negativo en todos los órdenes, entre otras cosas porque no tienen propuestas alternativas que den valor a sus paridas. Todas se basan en ir contra algo sustentado por la sociedad en la que vivimos, y contra sus malos; sean empresarios o políticos, o juntos. Les da igual el final porque llevan por bandera la reacción de los “débiles”, liderados por personas que disfrutan de la seguridad de sus sueldos, no lo duden, y del uso de su tiempo libre para querular.

 

Para acabar de hablar de esta caterva de libres activistas, voy a definirlos con la ayuda de un experto en cosas de la psique, el Dr. Jerónimo Saiz Ruiz, Catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Alcalá de Henares. Los querulantes son personas dadas a la protesta, a las reivindicaciones. Se trata de un delirio paranoico el de Emil Kraepelin. Este autor, en la octava edición de su tratado describió la paranoia como el desarrollo insidioso, originado por causas internas, de un sistema delirante permanente e inamovible, que cursa con plena conservación de la claridad y del orden del pensamiento, en la voluntad y en la conducta. La vida nos libre de estos personajes, y de los interesados en su existencia.

 

Lo que necesita esta tierra es gente comprometida, trabajadora, preparada –en todos los niveles-, dirigentes con cabeza, políticos que no vengan a aprender, que vengan aprendidos y con las ideas claras, funcionarios entregados y orgullosos de serlo, profesionales serios, y todo tipo de trabajadores justamente remunerados. Y, todos los anteriores funcionando con metódica con la finalidad de que disfrutemos de los resultados del esfuerzo colectivo de las personas de bien; currantes o currelantes, me da igual. El resto sobra; faranduleros, gandules, liantes, inquisidores, poderosos de todo tipo y condición; los que hacen de su firma su pobre poder, usureros, inquisidores, expertos en moralina de medio pelo, trileros del dinero, y tanta suerte de personas que no aportan nada, es más destruyen, para nunca he sabido qué.

 

Vaya desde aquí un mensaje, una idea personal que he compartido con algunos de ellos, a los políticos que legítimamente nos gobiernan. No sirve de nada volver a cambiar lo que hicieron los anteriores, que ya habían cambiado lo hecho por los anteriores a ellos, y suma y sigue… Programen su trabajo, en base al arte de la metódica, se practica en Europa ordenada, ni mejor ni peor, ordenada. Se trata de establecer un orden de acciones de distinto valor, que sean posibles de desarrollar. Actuar vs legislar, propiciar la acupuntura política en base a acciones rápidas y de calado.

 

Por celebrar un ejemplo, Tenerife tendrá 5 nuevas depuradoras para acabar con el “complejo” problema del tratamiento de aguas y los vertidos “incontrolados”. Según el presidente del Cabildo, Pedro Martín, las obras se realizarán en Granadilla, en las comarcas suroeste de Tenerife y de Acentejo, en el valle de La Orotava, en Arona y San Miguel, unas infraestructuras que tendrán una capacidad de 16,1 millones de metros cúbicos de agua depurada. Un aumento del 53% en la actual capacidad depurativa de Tenerife frente al “polémico” problema de la depuración de la isla, dejado de la mano del famoso “Uuuuuuuu” de Hermano Lobo. Pues, esta es una acción prioritaria que celebro y celebraré más cuando funcionen ¿Somos o no somos un receptor turístico de primer orden? Pues además de los de la tierra, que para mí son la prioridad, nuestros visitantes también tienen que disfrutar de una costa inmaculada.

 

Otra acción de la misma importancia a desarrollar, la energía, y más concretamente la electricidad. En los últimos años, el miércoles 15 fue el último, hemos soportado cinco ceros energéticos que solo responden a la dejadez de unas empresas que no invierten en mantener con seriedad sus instalaciones; Red Eléctrica de España, y la antigua UNELCO hoy ENDESA, se lo llevan crudo, pero no mantienen ni sus instalaciones, ni sus redes, no basta con multarlos, hay que obligarlos a mejorar toda la porquería que han montado, y si no que venga otra empresa más seria y responsable ¡Una vergüenza, el descaro con que nos tratan!

 

Seamos metódicos, acabemos con la improvisación. Acciones y logros, frente a elucubraciones.

 

Juan José Gómez Cadenas, en: “Los saltimbanquis nos presenta un mundo de despachos de acero y metacrilato, cámaras ocultas, selectos restaurantes y exclusivos clubs deportivos, con encuentros a puerta cerrada en los que cada palabra tiene un precio”. No gracias, tampoco los querulantes de marras.

 

 

* Ramiro CUENDE TASCÓN.

Arquitecto

Socio de CGA Arquitectos

Co fundador-propietario de Cuende y Gutiérrez Asociados S.L.P. – Arquitectos.

 

Santa Cruz de Tenerife, 22 de julio de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.