VISIONES ATLÁNTICAS / 091
Homo

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Hugo Luengo *

 

 

La últimas investigaciones sobre “Homo”, dibujan su complejo árbol filogenético. Descubrimientos ayudados con la datación paleomagnética, el espectrómetro de masas, la datación del uranio-plomo y la fauna e industria asociada. Las nuevas técnicas del ADN, permiten rastrear el ADN mitocondrial (Gen Eva), que no se altera en trasmisión femenina y con el Cromosoma Y (YRN-Gen Adán), cuyo análisis en las actuales poblaciones, permiten cartografiar su evolución sobre la tierra. La dispersión de las lenguas complementa el mapa de la evolución de homo, descendientes de “Evas de raza negra”, en todas sus líneas filogenéticas.

 

En los yacimientos sudafricanos de la “Cuna de la Humanidad”, en Terkfontein, científicos de Sudáfrica, EEUU y Francia (2022), mueven el árbol filogenético de homo. Con 4 individuos de “Australopithecus Africanus”, con antigüedad de 3,4-3,7 millones de años, un millón de años más atrás. Especie derivada y coetánea con Lucy, “Australopithecus Afarensis”, encontrada en Etiopía hace 3,2 MA. En la evolución homo tres sucesos esenciales, la adquisición de la “bipedestación”, hace 7MA con “Ardipitecus Kadibba”, la aparición del fuego hace 2Ma y la adquisición del lenguaje y las protorreligiones animistas hace 1,2 MA.

 

No fue la “bipedestación” un elemento relevante en el avance evolutivo, al mantener durante 5 MA índices de encefalización no mayores de 1,5 cuando chimpancé tiene 1,2. Con el fuego dimos el salto cualitativo, al reducir el tiempo empleado en alimentarnos y ampliar la dieta omnívora y su digestión; pasando a encefalizaciones de 2. Y en un tercer salto cualitativo, pasamos a cazar cooperativamente, gracias al uso del lenguaje y al simbolismo animista, con el cual adquirimos encefalizaciones de 2,4.

 

Estas encrucijadas del uso del fuego 2MA, la cooperación simbólica 1,2 MA y la aparición de Sapiens, coinciden en cada caso con no menos de 6 especies de “Homo”, que “Sapiens” reduce a única hace unos 20.000 años, al vencer con las técnicas, el fuego, la alimentación, la cooperación simbólica, el lenguaje, la reproducción al implantar el incesto y la enfermedad. En el árbol filogenético tres especies troncales, “Australopithecus Afarensis” Lucy con 3,2 MA, de una especie que vivió 1,3 MA entre 4 y 2,7 MA; que abre la transición hacia las formas homo, luego de múltiples ensayos evolutivos. “Homo Erectus”, que colonizó Asia, vive entre 2MA y 0,1MA años, en 1,9 MA, se refuerza con el fuego, la caza cooperativa, el lenguaje y el simbolismo. “Homo Sapiens”, se queda solo con la mayor encefalización de 2,9, descendiente de “Homo Antecessor” y es probable que sus primeras formas arcaicas puedan llegar a 0,5 MA años, no los 0,3 MA documentados, como algún investigador sugiere.

 

Dos fenómenos de “Homo” en la evolución, el “canibalismo” y la “hibridación”. Se lee el primero como perversión ideológica y religiosa, cuando está relacionado con los ritos animistas del grupo, y como mecanismo de refuerzo territorial y de guerra. Lo practicaron todas las especies de “homo”, como lo hace hoy chimpancé y alguna tribu perdida. En 1779 Cook fue comido en Haway y en 1809 los maoríes de Nueva Zelanda se comieron a los primeros colonizadores. En 1961, Michael Rokefeller, 5º hijo de Nelson, nieto de John D y vice de EEUU con Gerald Ford, fue devorado en la región de Assat, en la Nueva Guinea holandesa.

 

Antropólogo con 23 años, cuya colección de objetos rituales de la tribu, puedes ver en el Metropolitan de NY, en “Central Park”, posiblemente la causa caníbal. La “hibridación” entre especies y grupos homo, se mantiene en todo el árbol filogenético. De manera que los cruces de especies y grupos, se convierte en factor evolutivo. Los avances se producen con la violenta selección natural, y en “homo”, cultural con el tabú del incesto contra la endogamia que desploma la fertilidad. Somos la única especie que sobrevive.

 

*  Hugo LUENGO BARRETO

Arquitecto y bodeguero.

 

Islas Canarias, 10 de julio de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.