VISIONES ATLÁNTICAS / 093
Los budas de Bamiyán

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Hugo Luengo *

 

 

En Afganistán a 230 Km. al noroeste de Kabul y a 2.500 metros sobre nivel del mar, se sitúa el Valle de Bamiyán.  Donde en el siglo IV antes de Cristo y con las conquistas asiáticas de Alejandro Magno, se produjo uno de los fenómenos culturales de confluencia entre Occidente y Oriente, más sugerentes de la historia. Se dio un proceso de “sincretismo” entre el budismo mahayana y la cultura griega, dando pie a través de la religión y el arte a la fusión “grecobudista”.

 

Se trasladó desde Grecia el helenismo, con sus valores de virtud, excelencia y calidad, que se transfiere a las culturas chinas, japonesas y coreanas. El “grecobudismo”, incorpora el respeto a la vida individual, el culto a los muertos, la no violencia, el perdón de los pecados, la tolerancia y recoge del budismo, nacido en la India en el siglo VI ac., la virginidad de la madre de Buda, o la forma de entender el sufrimiento.

 

El valle de Bamiyán, es paso a partir de los siglos V y VI después de Cristo, de las caravanas comerciales desde China a Occidente, ya incorporadas en la “Ruta de la Seda”, en el ramal donde arribaban tráficos de la China e India. En este valle florece la cultura “grecobudista”, como centro de culto, que llegó a tener más de 1000 monjes, en el conjunto de cuevas excavadas en la roca arenisca. Allí encontramos las colosales esculturas talladas en la piedra, con 55 m. y 37 m., los “Budas de Bamiyán”.

 

Hay quien señala que el dominio del mundo se consigue controlando Afganistán. Los talibanes consiguieron expulsar a los rusos con la ayuda de EEUU. Proceden de una secta radical del Islam, tribus pastunes y tayicas del norte de Afganistán, secta creada en torno a 1990, en las radicales escuelas coránicas de Pakistán, financiadas por Arabia Saudita, Pakistán y los Emiratos Árabes Unidos, con el apoyo del amigo americano. Tomaron Kabul en 1996 y ya en 1998, controlaban el 90 % del país, siendo solo reconocidos por sus socios islamitas.

 

En marzo de 2001 los talibanes, con tanques y bombas destruyen los Budas, con 1500 años de antigüedad y protección UNESCO, por más que la OCI, Organización Conferencia Islámica, que suma más de 50 estados, les pidió no hacerlo. Con la caída de las Torres Gemelas el 11 de septiembre 2001, se produjo la ocupación del país por parte de EEUU y aliados, que abandonarían nuevamente 20 años después, ante los talibanes, en agosto 29021. En la ocupación distintas iniciativas, japonesas y luego alemanas, para restaurar los budas, no conclusas y abandonadas.

 

Los regímenes neocomunistas e islamistas, son enemigos de las libertades individuales y sus sistemas políticos requieren el control centralizado de credos y economía. En el islam las derivas talibanes extreman las dosis, en las que confluyen con los neocomunismos, que se oponen como ellos, a los principios y valores de las democracias liberales. Al tiempo desarrollan sus ·teologías”, que exigen erradicar cualquier otra, invaden el espacio de todos y reescriben la historia. Aun cuando estas manifestaciones religiosas carezcan ya de soporte religioso o político, queda el referente artístico, que va ligado a la cultura y se traslada al mundo turístico y comercial.

 

Caso singular, Petra en Jordania, que floreció también en la “Ruta de la Seda”; y es hoy el primer reclamo turístico del país, arte “heleno-asiático”. Salvando las distancias, tenemos en Tenerife, análogo ataque talibán contra el grupo de fuente y escultura del “Ángel Caído” de Avalos. Una de las piezas escultóricas de mayor valor artístico, material y de cambio de Santa Cruz. Que, contra sus valores histórico-artísticos, culturales y turísticos, pretenden usar en el juego político paralelo, para deslegitimizar y reescribir la Constitución del 78 y la Ley de Amnistía del 77. Y lo expanden en su guerra cultural, contra la socialdemocracia hasta 1983, con la anticonstitucional ley de memoria democrática.

 

 

*  Hugo LUENGO BARRETO

Arquitecto y bodeguero.

 

Islas Canarias, 25 de julio de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.