VISIONES ATLÁNTICAS / 095
Cuidar la foresta

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Hugo Luengo *

 

 

La geografía del fuego en las forestas en este 2022, radiografía el mapa de la España vaciada. A inicios de agosto sumamos más de 200.000 ha., de un fenómeno recrudecido en Portugal, Rumanía o Croacia, que en proporción a su superficie se queman más. Aventurar la evolución del clima, es un asunto científico complejo. Su cambio obedece a cinco grupos de factores, entre ellos los antropogénicos.

 

Carecemos de tecnología para evaluar o modelar estos vectores, su interpretación y efectos. En nuestra sociedad del conocimiento existe una mejora constante de la eficiencia energética, evolución del mix energético, tecnologías aplicadas a la crisis ambiental, a los ciclos del agua y suelos, calentamiento de los océanos, capas de hielo polar, pérdidas de biodiversidad o mares de plástico. Todos los países OCDE, han duplicado en el siglo XX sus áreas arboladas.

 

Luego del protocolo Kioto 2020, contra la ciencia, se oponen la política y la sociología. Trasladan el mensaje culpabilizando al ciudadano y al crecimiento económico que dicen insostenible. Retoman las tesis del “catastrofismo neomaltusiano”, dando pie a toda suerte de intervencionismos públicos, negando el papel del operador privado. Asumir el modelo de cero residuos, de ciclos completos, requiere una gestión de largo recorrido y compromisos de ingratos resultados electorales.

 

El 28 de Julio murió con 103 años, James Lovelock, autor de la tesis de GAIA (1969), que entiende la tierra como un gigantesco ser vivo. En su última obra, “Un Camino duro hacia el Futuro”, señala que ningún gobierno, democrático o dictatorial, va a ser capaz de reducir las emisiones de CO2 en un futuro próximo. Propone una retirada sostenible, soluciones pragmáticas y resistentes al cambio climático, modelos reales de adaptación. En lugar de apagar fuegos, apostar por cuidar las forestas, que carecen hoy de estrategia política, dimensión de costes reales y gestión administrativa, estaría en línea con Lovelock.

 

Desde 2007 Canarias nos ofrece los siguientes incendios, Julio 2007 Norte de Tenerife 15.000 ha de pinar, Agosto 2007Gran Canaria 19.300 ha. de pinar, agosto 2012 la Gomera 4.000 ha. de fayal brezal y monteverde, agosto 2016 La Palma 4.860 ha de pinar, mayo 2021 Arico 3100 Ha. de pinar y el último del Norte Tenerife 2.700 ha. de pinar, 48.960 ha. en la geografía de Canarias vaciada. El principal obstáculo para la aplicación forestal sostenible es de índole sociopolítico, tesis de Francisco Quirantez en “Los Montes de Tenerife a través de su Historia”2012, prologado por el consejero de Medio Ambiente del Cabildo, Wladimiro Rodríguez Brito, donde las forestas siempre han equilibrado natura y cultura, desde los 500 años de la conquista. Hoy se ha duplicado su superficie, en su máximo histórico.

 

Las forestas tuvieron en Tenerife en los años 60-70 su mayor volumen de recogida de pinocha para el abonado de la platanera, y la laurisilva, para palos, arquetas y carboneo. El fin de los usos tradicionales con el cambio de sus aprovechamientos, abandono de cultivos de borde y cierre de los “espacios naturales” a sus usos tradicionales, ha roto el equilibrio. Se soporta sobre una perversa instrumentación administrativa, los “Planes Rectores de Usos y Gestión”, con un mecanismo de usos, que sobre el papel admiten cierta tolerancia, para usos tradicionales y turísticos.

 

Se instrumenta y seguido con “planes anuales”, que en la práctica anulan sus efectos, con agentes privados sin opciones. Se complica con la segmentación municipal en la explotación de montes concejiles. Las nuevas protecciones abandonan nuestras forestas, expulsan a su protector tradicional y reducen sus cuidados a tiempos de fuego, cuando es obligado acciones anuales, estrategia, recursos y nuevos planes rectores. En el Amazonas son los “seringueiros” del caucho, los primeros defensores de nuestra mayor pluviselva.

 

 

*  Hugo LUENGO BARRETO

Arquitecto y bodeguero.

 

Islas Canarias, 8 de agosto de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.