VISIONES ATLÁNTICAS / 104
Reciprocidad

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Hugo Luengo *

 

 

La reciprocidad exige responder a cualquier acción con trato igualitario. Visualiza el principio de igualdad, al mirarnos en el espejo de la otra parte. Mantienen los estados relación de reciprocidad, cuando cada uno de ellos tiene el mismo trato con los ciudadanos del otro. Es la prueba del algodón, para comprobar que los acuerdos funcionan.

 

Lo comprobamos en Europa con los acuerdos del Brexit, que no acaban de cerrarse porque una de las partes no asume la reciprocidad, dejando los conflictos de Irlanda del Norte y Escocia descolocados, luego del desequilibrado acuerdo con la UE. Llegamos aquí cuando se utiliza un medio equivocado para resolver problemas de otra naturaleza, en este caso los internos del partido y su juego de poderes.

 

Se complica la reciprocidad en España, cuando no se ejerce para reforzar la igualdad de todos. Así lo denuncia César Antonio Molina, ministro que fue de Cultura con Zapatero, director del Instituto Cervantes y Diputado socialista, cuando se queja en prensa, en los “Náufragos del Socialismo”, contra la política del actual secretario general y presidente del gobierno. Que margina y menosprecia a los militantes socialdemócratas, que permanecen arrinconados en el silencio y la vergüenza, cuando se decide una política ajena al partido, donde han desaparecido los equilibrios internos y anulado el Comité Federal.

 

Tenemos ahora ciudadanos de diferentes categorías, segregados `por razones de territorios, donde se produce un saqueo sistemático por parte de los nacionalismos, legalizando la desigualdad en el reparto de la caja común. Manifestada en la imposibilidad de acordar un nuevo pacto económico autonómico, ante la deslealtad nacionalista. Convirtiendo al presidente en el primer obstáculo contra la concordia, conforme le grita la calle. Monumentos a la falta de reciprocidad, con lo que no es posible cooperar ni competir, señala el catedrático constitucionalista Josu Bárcena

 

Se despliega la reciprocidad en la deriva sistemática del gobierno, cuando cumplimos el quinto año de la rebelión catalana. Se pretende “desjudicializar el procés”, promoviendo la reforma de la sedición en el Código Penal, como no puedo ganar cambio las reglas del juego, Nos acercamos al blindaje del catalanismo a través de la ocupación del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo. Incluso aventuran la posibilidad de un referéndum ilegal, burlando la soberanía común de todos, mediante una consulta a la “canadiense”. Mientras tanto se avanza ocupándolo todo, se anula y ataca el idioma español y se expulsa a la administración que acabará siendo residual. Exige presencia, control jurídico e información propia.

 

El abandono de la socialdemocracia ha llevado al presidente, a su gobierno y partido, a incorporarse a los mantras del “neocomunismo”, que los llevan a una sistemática ocupación de los cargos y financiar el voto clientelar. Simplificar esta realidad, es no ver el problema, cuando viene desplegándose en todo el marco normativo y de gestión. Se cambian “libertad, igualdad y fraternidad”, bases de las democracias liberales y socialdemocracias, por una alianza imposible de enemigos de la nación y la economía.

 

Educados en la razón, vemos contra ella el despliegue de la “Ley de Memoria Democrática”, contra la historia y la Constitución vigente.  La “Ley de Educación”, contra el mérito y el esfuerzo. La invasión de la justicia, ocupando los altos tribunales y unificando la división de poderes. Despenalizar las ofensas al Jefe del Estado, a la bandera y al himno. Excitar los rencores y las tumbas. Se ocupa el CIS, el INE, Indra, el CNI, Correos etc., a los medios no amigos se les ataca. Gobernantes fallidos y radicalizados, con las leyes de Eutanasia, Aborto, Libertad Sexual. Todo ello carece de reciprocidad y por lo tanto de estabilidad en el tiempo, salvo que renunciemos a alcanzar la igualdad.

 

 

*  Hugo LUENGO BARRETO

Arquitecto y bodeguero.

 

Islas Canarias, 10 de octubre de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.