VISIONES ATLÁNTICAS / 106
Lo estamos estudiando

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Hugo Luengo *

 

 

Los males de los tiempos del virus se han extendido, sin corrección política ni administrativa. Con el ciudadano atrapado en el laberinto de la burocracia. Responsabilidad política, incluida la irresponsable actuación de los funcionarios.  Han desplazado su acción al vacío de la red, cualquier trámite de Seguridad Social, Hacienda, autonomías y ayuntamientos, son impredecibles.

 

Webs inoperantes, teléfonos que nunca están, citas previas que se niegan, firmas digitales inoperantes. Bucle que nos aleja de una administración, negada a la atención presencial, con teletrabajo sin rendimiento, digitalización deficiente, que se convierte en abismo para los mayores no digitales. Se agrava en una administración vacía de cultura de “servicio ciudadano”, nos dicen que están para “servir a la ley”.

 

La vieja norma del “vuelva usted mañana” ha mutado a “lo estamos estudiando”. Cuenta el ciudadano, que “si no eres listo y tienes a alguien dentro, estás perdido”. Otra versión de la pérdida de seguridad jurídica, que invade todo y vemos con el urbanismo.

 

Nuestra administración es hija de la legislación del suelo de Canarias 2017, la nueva y peor Ley de Contratos del Estado y una administración obsoleta. Deteriorada con los nuevos Estatutos de Autonomía, Canarias 2018, que distorsiona la Bolkestein de la UE del mercado único y diluye las competencias estatales.

 

En situación de deslealtad es imposible políticas comunes. Una administración que “ni coopera ni compite”, que rehúye la atención presencial y la cooperación público-privada. Con una deficiente  “participación y transparencia”, más formal que real, en trámites innecesarios para burlar la Bolkestein y que derivan a “lo estamos estudiando”.

 

Se produce en Canarias un marco diferenciado por islas, con singular contraste entre Tenerife y Gran Canaria. Donde en Gran Canaria tiene más peso la seguridad jurídica con ley, la atención al ciudadano y a la empresa privada que no demonizan, ni suplantan con el todo público. El Cabildo de Tenerife con la Fundación de la ULL, defiende en el “Laboratorio de Innovación Pública”, proyectos participativos para mejorar la comunicación, mejoras en el IASS y metodología para mejorar ayuntamientos.

 

Que no se traduce por parte del Cabildo en la iniciativa privada del “Plan Parcial Cuna del Alma”, en el Puertito de Adeje, donde la timidez política refleja la inconsistencia de la administración, incrementada con el descontrol “okupa” al interior del espacio natural; que la “Consejería de Transición Ecológica” no controla. Como tampoco lo hace sobre el “Plan Rector del Teide”, saltándose la “participación y transparencia”, que a todos nos pide y anula cualquier forma de “cooperar y competir” con la iniciativa privada.

 

Volvemos al Cabildo de Tenerife, heredero de una cultura de actividades impropias, de las que carece Gran Canaria. IASS, guaguas y tranvía, bodegas y más. Ahora se hace cargo del “ruinoso circuito del motor de Granadilla”. Como vemos estos días en el fracaso del Circuito de los Arcos de Navarra, vendido al grupo británico MSV, por 7 meuros cuando costó 70. En análoga situación Motorland en Aragón, Barcelona-Cataluña, el Ricardo Tormo de Valencia y el Ángel Nieto de Jerez.

 

Revisar planes es una aventura, como vemos en la rescisión del Contrato del PGO de Santa Cruz, que opta por la vía de las modificaciones puntuales. Vía que mantiene Barcelona desde su PGO de 1992. Con las nuevas leyes un PGO no tarda menos de 2 legislaturas. Crisis sobre crisis, vemos la crisis del “sinogarismo”, 2700 sin hogar en Tenerife, metodología participativa y colaboración privada, que funciona con la iglesia católica.

 

La ULL lo está estudiando mediante “informes métricos fiables “. En la “Palma del Volcán”, el ciudadano olvidado, sin prioridad, sin soluciones en tiempo y sin economía cierta. Ni cooperar, ni competir. Estudiando.

 

 

*  Hugo LUENGO BARRETO

Arquitecto y bodeguero.

 

Islas Canarias, 24 de octubre de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.