VISIONES ATLÁNTICAS / 110
Ley y ciudadanía (I)

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Hugo Luengo *

 

 

En 2022 asistimos a la mutación de nuestra democracia liberal. Hacia una distopía en la mejor deriva totalitaria orwelliana de “1984”. Escrita luego de la experiencia de Georges Orwell, en las brigadas internacionales y su decepción con los horrores de la guerra civil en Cataluña.

 

Con el asesinato de Andrés Nin del POUM, desollado a manos del estalinista Partido Comunista, que sostenía entonces a la república fracasada. Totalitarismo distópico que vemos en un novedoso ejercicio de “neolengua” del gobierno con el proceso catalán. Donde mutan en el “Código Penal” (actualizado por el biministro Belloch en 1995), el nombre de las condenas. Haciendo desaparecer la sedición, que se trastoca en una “algarada callejera”.

 

Arrastraría a su vez las penas de malversación de caudales públicos, por lo que en la práctica todos a la calle y a las listas electorales. La mutación pretende en carambola múltiple exculpar a Griñán, no sabemos si a los 8 más que lo acompañan, en las condenas por el caso de los ERES de Andalucía, donde se defraudaron 700 meuros de fondos de empleo de la UE, que permitieron al PSOE establecer un régimen de “40 años de paz” en Andalucía.

 

El lema del Partido Único en “1984” de Orwell era “Guerra es Paz, Libertad es Esclavitud, Ignorancia es Fuerza”. La sociedad se organizaba con el “Consejo Dirigente·”, al mando del “Gran Hermano”, que personaliza los poderes, militar, político, religioso y justicia. Con cuatro ministerios se resolvía el estado, el del Amor, administraba castigos y torturas, el de la Paz la guerra, el de la Abundancia, la economía planificada y el de la Verdad la información.

 

Con partido público, no se toleraba la religión, ni la familia, ni el dinero. El mundo se organizaba en tres superpotencias siempre en guerra, para mantener al pueblo pobre e ignorante. El Estado controlaba la esfera privada con la “policía del pensamiento”, que actuaba preventivamente antes de que ocurrieran los hechos. La “neolengua” se reducía para que lo que no formara parte de ella, no pudiera ser pensado. Como ahora con el “Código Penal”, cuya mutación licúa la racionalidad y las instituciones.

 

Es menos grave la perversión de los hechos del pasado, que la que envía hacia el futuro, en un mensaje de irresponsabilidad irracional., donde la ley se disuelve. Con los tres poderes en proceso de ocupación por el ejecutivo y los “ropones” dispuestos a mancharse con el polvo del camino; al igual que los tribunales de Cuentas, Constitucional y Supremo. Desaparece la ley, los partidos y la democracia liberal. Se fractura la sociedad en frentes irreconciliables.

 

El apaciguamiento de este débil gobierno, envalentona a catalanes y vascos a dar gratis nuevos golpes, sin la protección del Código Penal, burlando la legislación comparada de la UE. Señala Nicolás Redondo, socialdemócrata del PSOE, su oposición “radical, absoluta y total” a estos cambios, que nos alejan de Europa y nos hace desiguales. Dice que nunca pensó que el PSOE fuera una alternativa personal, en alianzas con todos los enemigos de la nación.

 

Asombra ver cómo en el electorado del PP, el 83 % de ellos según encuesta de Sigma Dos, están en desacuerdo con el pacto de Feijóo sobre los tribunales; desconfían de cualquier acuerdo con este gobierno. Demolida la confianza política y moral, polarizada, ningún acuerdo es posible. Decía Nicolás Redondo, que no debemos dejarnos engañar por “discursos de desconocimiento, infantilismo y frivolidad”.

 

Vuelven los votantes, según las encuestas, a apoyar la recuperación también de los valores, mientras algunos defienden centrarse solo en los económicos, cuando demuelen las bases de nuestra democracia constitucional, Jefatura de Estado incluida. Los desastres de la economía, no son ajenos a la disolución de la nación y de la ley. Que obligan a revertir todas las leyes anticonstitucionales de esta distopía.

 

*  Hugo LUENGO BARRETO

Arquitecto y bodeguero.

 

Islas Canarias,21 de noviembre de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.