VISIONES ATLÁNTICAS Nº050
Isla cárcel – Isla horizonte

AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO, TRAS LA FIRMA, PUEDES DEJAR TU OPINIÓN Y RESPUESTA…

Por Hugo Luengo *

 

 

Quienes somos de islas, nos debatimos entre posturas de negatividad y condena o de exaltación y optimismo. El espacio físico nos transforma en experiencia y sentimiento. Nos mueve al desarraigo de la insularidad como presidio, como pinta Juan Ismael y canta Pedro García Cabrera “el hombre canario se enclaustra o se lanza a buscar nuevos horizontes”. El mito de “San Borondón”, responde a la cercanía de un mundo mejor, al carácter fugaz y esquivo de una isla encubierta e inaccesible. Que se vuelve más real, cuanto mayor el deseo de encontrarla. Allá donde nos refugiamos se torna visible. Como recogen los versos de Nicolás Estévanez Murphy (1838-1914), ministro de la Guerra en la primera república de Pi I Margall “mi patria es un almendro, la dulce, fresca, inolvidable sombra”, imagen mítica de la “isla cárcel”, ansia subconsciente de regreso al seno materno.

 

Sirve la imagen de “isla cárcel-isla horizonte”, para visualizar tanto nuestro carácter como el comportamiento de los políticos en acción. En directo de estos días, la huida de Biden de Afganistán, donde asume la entrega del país a la tribu de los talibanes, regresando 500 años en la historia. En el péndulo que condena la razón al ostracismo y extirpa el carácter laico de occidente. Biden regresa a la vieja opción americana entre aislacionismo e intervencionismo, que ya formuló Trump con el “American First”. Que tuvo en las dos guerras mundiales sus reservas a la intervención, en la primera entraron luego del hundimiento del Lusitania por los alemanes en 1917 y en la segunda con el ataque japonés, a Pearl Harbour, en 1941. El final de la guerra confirmó a EEUU como potencia dominante, e inició la guerra fría con el comunismo, en Corea, Vietnam y con la caída del muro de Berlín en 1989.

 

El degaste de las guerras en la globalización, nos lleva a la casilla de salida, por más que EEUU mantiene el 40% del gasto mundial de defensa, asumiendo vía OTAN el compromiso que no tienen sus aliados, entre ellos España, comprometida con un 2% de su PIB, cuando no llega al 1%. Capitulación nociva para la salud de las sociedades abiertas y democráticas, libertad que no han defendido silentes las democracias ante el genocidio afgano y que pretende defender Biden escondido en su “isla-continente”. Otra vez la técnica del apaciguamiento, que en lugar de resolver eleva el conflicto, dejando a occidente en inferioridad posicional y a la defensiva del terrorismo internacional, donde la nación ha sido desbordada por la globalización. Si quiere sobrevivir la democracia liberal, no tiene otra opción que situarse en su imperialismo; entre tanto China y la URSS ocupan su lugar.

 

Sirve la imagen también para ilustrar el conflicto local “isla cárcel- isla horizonte”, que valoramos con el “Puerto de Fonsalía” y sus actores. En la “isla cárcel”, aparece la postura de última hora del alcalde de Arona, que, sin ofrecer soluciones, se apunta al mensaje identitario, donde dice “somos hijos de una isla”, como Estévanez, “bajo el almendro”. Identidad con que el consejero de Transición Ecológica, contra su compromiso en ámbitos empresariales, contra la posición del Gobierno de Canarias y su consejero de Obras Públicas, contra el Parlamento, contra el Cabildo de Tenerife, se apunta a la “isla-cárcel”, negando siquiera opciones, que si admite para otras islas. En la “isla -horizonte”, el presidente del Cabildo también del PSOE, lleva 25 años defendiendo la opción desde Guía de Isora como alcalde, como mejor opción al localizarse en el baricentro de las 4 islas occidentales, con el mejor “clima marítimo “de Canarias y con análoga carga ambiental. Se sitúa en   la “isla- horizonte”, sumando a las tres “islas verdes”, que sin Fonsalía no pueden incorporarse al desarrollo sostenible. Donde los empresarios, con la FEPECO de Óscar Izquierdo, defienden el horizonte de una isla creativa. SI.

 

 

*  Hugo LUENGO BARRETO

Arquitecto y bodeguero.

 

 

Islas Canarias, 30 de agosto de 2021.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.